viernes, 12 de noviembre de 2021

Cambiemos el sistema para luchar contra la crisis climática

"Hay muchos países del Norte que buscan luchar contra la crisis climática, sin embargo no dicen mucho sobre su propio consumo de materias primas de nuestros países". Columna de Roberto Ovelar, futbolista paraguayo.


Por Roberto "Búfalo" Ovelar

Gracias a la presión de organizaciones ambientalistas el Estado paraguayo se adhirió a la declaración sobres bosques y uso de la tierra en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 26).

Sin embargo, los representantes de nuestros país en la Conferencia no representaban los intereses de la mayoría, sino los intereses de quienes lucran a costa del ecocidio, los que deforestan a gran escala y dejan a campesinos e indígenas sin tierra. 

También tenemos que ser claros: estos son los representantes nuestros porque es lo que las potencias extranjeras exigen de nosotros, proveerles de materia prima, sin importar que eso haga bien o mal a nuestro pueblo y su medio ambiente. 

La materia prima expoliada de nuestro país debe ser de una cantidad tal que para su extracción es necesario aniquilar ecosistemas completos, deforestar hectáreas de monte equivalentes a siete campos de fútbol profesionales cada 60 minutos, contaminar mucho y expulsar a mucha gente.

Tal destrucción solo es posible con una oligarquía política que lleve una buena tajada del negocio, sectores que ocupan los tres poderes del Estado y cuidan de los intereses de los deforestadores.

Nuestro problema es el modelo y cómo nos insertamos en el mundo. Debemos deshacernos de los poderes mezquinos; la lucha es primero contra los avaros destructores de la naturaleza de nuestro país, con propuestas propias que respondan a nuestras necesidades.

La industria nuestra debe reconvertirse y transitar hacia un modelo verde y limpio; nuestro papel de proveedores de materia prima a voraces intereses extranjeros debe terminar. Hay muchos países del Norte que buscan luchar contra la crisis climática, sin embargo no dicen mucho sobre su propio consumo de materias primas de nuestros países.

Esto solo lo lograremos con mucho activismo de las mayorías por un país para las mayorías.

*Publicado originalmente en Made In Paraguay