jueves, 14 de mayo de 2009

Good Bye Spain

Ayer en la final de la Copa de España (mal llamada por los cortesanos, Copa del Rey), se vivió un momento impresionante de rechazo al rey y a los simbolos nacionales por parte de dos pueblos que aun permanecen dentro del Estado español. Las aficiones del Barcelona y del Athletic de Bilbao abuchearon mayoritariamente cuando Juan Carlos entro en el palco y comenzo a sonar el himno de España. Sin embargo, las televisiones, especialmente la española, censuraron esta demostracion de protesta de las aficiones.

La gran pitada ya estaba anunciada. La situación era muy previsible. Previamente, Joan Laporta, presidente del club blaugrana, había comentado que los dos finalistas son algo más que un club, porque representan "a dos países". Más de 20.000 hinchas por cada equipo daban colorido a las gradas.

En TV3 dijeron que ni siquiera se podía escuchar el himno debido al "ambiente" que había en la grada. TVE censuró el momento, emitiendolo en diferido en el descanso (¡eliminando el sonido de los silbidos!).

Cuando el rey llegó al palco, formaron los dos equipos, sonó el himno español y las gradas de Mestalla empezaron a rugir contra el centralismo español. La megafonía entró en decidida competencia a todo volumen para minimizar el efecto, pero no consiguió ensordecer la pitada. La cadena publica TVE optó porque sus telespectadores no contemplaran la escena. Decidió abandonar Mestalla y conectar con San Mamés y con un hotel de Barcelona desde donde aficionados de ambos equipos contemplaban la final.

La realización de la retransmisión huyó en general de las gradas. Todo fueron planos muy cortos o muy largos. No querían dar publicidad a determinadas pancartas o simbolos independentistas (el estadio estaba lleno de ellos y de banderas republicanas). Después, la cadena pública pidió disculpas por un supuesto "fallo humano".

Lo insólito fue que la televisión pública ofreció la escena del himno en diferido en el descanso, pero esta vez sin silbidos. Sólo se escuchó la música, nada de los pitidos. Y como imagen, los jugadores, y algún plano corto de aficionados escogidos: uno del Athletic, con la mano en el corazón. El intento de invisibilizar el boicot de un pueblo contra todo un sistema es indignante, por parte de la television publica que tambien es la de aquellos que mostraron su rechazo al rey y a la politica del Estado español hacia las diferentes naciones que aun estan dentro de sus fronteras.

En la radio los silbidos se escucharon perfectamente, y los comentaristas de la cadena SER, del grupo PRISA, lo calificaron como "la versión del himno español más pitada de la historia", añadiendo que era una pitada "mayoritaria, realizada por más de la mitad del público" y confesando que "nos jode bastante, la verdad".

Ruben Uría, comentarista de la emisora conservadora COPE, como podía leerse a las 0:27 en su web, se quejaba de "Una actitud lamentable. Una auténtica vergüenza que no se merece la Copa. Repito, la pitada ha sido monumental y absolutamente bochornosa".


Una de las pancartas más grandes, enarbolada por la aficion barcelonista pero en referencia a ambas, decia asi: "We are nations of Europe. Good bye, Spain".

Esperemos que a Juan Carlos se le atragantara la final, y que no le sentara bien esta copa de más.

En este enlace a la cadena Ser se puede comprobar lo que escucharon los oidos del rey y no pudieron escuchar los que vieron el partido por Television Española.