miércoles, 3 de febrero de 2016

Carta abierta a Fernando Hierro: ¡no fiches por el apartheid israelí!

Israel pretende usar su selección de fútbol en su propaganda normalizadora y tapar con él sus crímenes contra el pueblo palestino. Para ello, el Ministerio de Cultura y Deporte y la Asociación de Fútbol de Israel planean contratar a Fernando Hierro para liderar una "revolución" en su fútbol. Reproducimos íntegramente carta abierta difundida por la campaña BDS:


Fernando Hierro,

Te escribimos desde la Red Solidaria Contra la Ocupación Palestina (RESCOP), red formada por más de 40 organizaciones que luchamos por la justicia y el respeto a los derechos humanos del pueblo palestino, tras conocer la noticia de las negociaciones con el Ministerio de Cultura y Deporte israelí y la Asociación de Fútbol de Israel, con la intención de que lideres una “revolución en el fútbol” que lleve a la selección nacional de Israel a competiciones internacionales.

Queremos transmitirte que este contrato con Israel, lejos de promover el deporte y sus valores, lo que pretende es hacer del fútbol el buque insignia de la propaganda normalizadora israelí. Así los focos de los grandes estadios internacionales desviarán la atención de las sistemáticas violaciones de los derechos humanos que sufre el pueblo palestino y que hacen imposible su día a día en todos los aspectos de la vida.

Dichas violaciones afectan en gran medida al deporte. Los y las deportistas palestinas de todos los niveles ven restringida de forma rutinaria y sistemática todas sus libertades fundamentales. Solo en los últimos meses, el ejército israelí gaseó con bombas de humo el estadio de al-Khader, cerca de Belén, mientras los jugadores estaban entrenando. Durante una redada nocturna, el ejército israelí arrestó a todos los jugadores del equipo de Nabi Saleh, cerca de Ramala, siendo todos ellos menores de edad.

Jawhar Nasser Jawhar y Adam Abd al-Raouf Halabiya tenían 19 y 17 años en enero de 2014. Cuando volvían a sus casas tras un entrenamiento, al acercarse a un checkpoint, soldados israelíes soltaron a los perros de ataque y dispararon diez balazos en el pie a Jawhar y uno en cada pie a Adam. En el hospital recibieron la noticia de que ya no podrían dedicarse al fútbol. Israel también arruinó la carrera futbolística del jugador de la selección nacional palestina Mahmoud Sarsak, que estuvo detenido durante tres años sin cargos ni juicio tras ser detenido cuando se dirigía a su nuevo equipo Balata Youth, en Cisjordania. Tras casi perder la vida en su huelga de hambre de 101 días, y una gran protesta internacional con el apoyo de importantes figuras como Éric Cantona, Frédéric Kanouté, Abou Diaby y Lilian Thuram, consiguió que las autoridades israelíes le liberaran.

En la última masacre a Gaza, en verano del 2014, Israel asesinó a Ahmad Muhammad al-Qatar y Uday Caber, dos jugadores de fútbol de 19 años en el principio de sus carreras; y Ahed Zaqout, de 49 años, leyenda del fútbol palestino conocido como “la voz del fútbol” por sus comentarios en directo. Según la FIFA, “el 70% de las infraestructuras deportivas de Gaza quedaron destruidas” durante estos ataques.

Durante el mes de octubre de 2015, en plena ola de represión hacia la resistencia popular palestina, Israel también hizo público que suspendería los partidos con equipos de mayoría palestina israelí. Esta población supone un 20% de la población de Israel (las pocas personas que resistieron a la limpieza étnica que se lleva realizando desde la Nakba en 1948), y vive sometida a un régimen de apartheid con más de 50 leyes que la discriminan.

Fernando, si aceptas trabajar para Israel, lo harás bajo el mando de la ministra de cultura y deportes israelí, Miri Regev, del ala más conservadora del partido de Benjamin Netanyahu. Regev, que sirvió durante 25 años en el ejército israelí hasta que dio el salto a la política, no esconde sus deseos de seguir colonizando y robando tierras palestinas. Ella misma lideró a finales de 2013 un proyecto de ley para que recogía la anexión de tierras en el Valle del Jordán (Cisjordania ocupada).

Tampoco trata de ocultar su racismo. En mayo de 2012 declaró que los y las solicitantes de asilo africanas eran “un cáncer en nuestro cuerpo”. Lo hizo mientras participaba en una manifestación en Tel Aviv antiinmigración que acabó en un violento pogromo contra personas africanas, destruyendo también sus negocios y propiedades. Las únicas disculpas que ofreció se dirigieron hacia las personas enfermas de cáncer por compararlas con africanas.

La ministra de deporte prometió que actuaría para expulsar de la liga israelí al equipo árabe-israelí Bnei Sakhnin tras un partido en el que se vieron banderas palestinas entre la afición. Sin embargo, no dirigió ninguna palabra hacia La Familia, la afición del Beitar Jerusalem, que en ese mismo partido de nuevo hizo gala de ser una de las más racistas de Israel, quemando libros del Corán durante el partido. De hecho, Regev no se avergüenza de haberse sentado en la grada de este grupo ni oculta la simpatía que siente hacia ellos: “La Familia puede ayudar [a ganar las elecciones]. Estoy orgullosa de ellos y les quiero”.

La misma censura férrea que Regev aplica en el ámbito deportivo, también lo hace en el cultural. Hace pocos días hizo público su propuesta de ley sobre “lealtad cultural”, con la que podrá eliminar la financiación de cualquier organización o actividad cultural que tenga alguna crítica hacia Israel. Ya ha congelado la financiación del teatro Al-Midan en Haifa, único teatro profesional enteramente palestino de Israel, y amenazó con lo mismo al teatro Elmina de Jaffa al negarse a actuar en una colonia.

Además, si aceptas el contrato que te ofrecen, también trabajarás codo con codo con la Asociación de Fútbol de Israel (IFA, por sus siglas en inglés). La IFA estuvo a punto de ser expulsada de la FIFA en el Congreso de Suiza de 2015 por no respetar las propias normas de la federación, petición respaldada por más de 20.000 personas en todo el mundo tras la campaña Tarjeta Roja al Racismo Israelí. La Federación Palestina decidió retirar la votación por las fuertes presiones que recibieron, y propuso en cambio la creación de un comité que se comprometiera a luchar contra el racismo que Israel ejerce sobre los y las deportistas palestinas y garantizar la libertad de movimiento de las mismas. A pesar de lo básico de las peticiones, poco se ha avanzado en los tres encuentros que ya se han mantenido.

Este comité de la FIFA tampoco ha avanzado en la otra tarea que se le encomendó: revisar los cinco equipos de colonias que participan en la IFA. Según determinó el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, estas colonias son ilegales y constituyen un crimen de guerra, por lo que la IFA al integrar y fomentar estos cinco equipos podría ser responsable de instigar o ayudar a la comisión de este crimen de guerra.

Si fichas por Israel, la afición que te encontrarás en las gradas será una de las más racistas del mundo. Conocidos son los capítulos protagonizados por La Familia, del Beitar Jerusalem, profundamente violentos y abiertamente racistas. El equipo presume de nunca haber contratado a ningún árabe en sus filas (de hecho protestas masivas acabaron con los dos únicos jugadores musulmanes de origen checheno que el club había fichado). O la afición del Maccabi de Tel Aviv, que desplegó una pancarta en la que se podía leer “Refugees not welcome” (“Los refugiados no son bienvenidos”).

También debes tener presente que los estadios en los que entrenarás a la selección nacional tampoco son ajenos a la Nakba o catástrofe de 1948, sobre la que se fundó el Estado de Israel. El estadio Teddy en Jerusalén fue construido al lado del municipio palestino destruido de al Maliha, cuyos habitantes sufrieron una limpieza étnica total en 1948. El estadio Sammy Ofer está a las afueras de Haifa, ciudad en la que la limpieza étnica llevada a cabo expulsó a más de 54.000 de las 60.000 personas palestinas que allí habían vivido siempre. Hasta hoy se les deniega su irrenunciable derecho al retorno, amparado por la ONU desde el 11 de diciembre de 1948 en la famosa resolución 194.

Fernando, el boicot deportivo fue una pieza clave en el movimiento ciudadano que consiguió acabar con el apartheid en Sudáfrica. Del mismo modo, en 2005 la sociedad civil palestina nos hizo un llamamiento al BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones), hasta que Israel cumpla con la legislación internacional y respete los derechos humanos del pueblo palestino.

Según la Convención Internacional contra el Apartheid en el deporte de 1985: “los contactos deportivos con cualquier país que practique el apartheid condona y refuerza el apartheid”. Es por ello que te pedimos que no aceptes el puesto que te ofrece Israel para lavar su imagen a través del fútbol. No caben relaciones normales con un Estado racista que somete a un régimen de colonización, apartheid, ocupación y limpieza étnica al pueblo palestino. También a sus deportistas.

No abandones valores fundamentales como la deportividad y el antirracismo:
¡No fiches por el apartheid, no fiches por Israel!

Atentamente,
Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina (RESCOP)
(siguen firmas)

martes, 2 de febrero de 2016

La Batalla de Stalingrado y el fútbol para reconstruir una ciudad

El papel del fútbol en la reconstrucción de la ciudad de Stalingrado tras la victoria del Ejército Rojo sobre los nazis



Por Grada Roja

Hoy 2 de febrero se conmemora el 73° aniversario  del final de la Batalla de Stalingrado, recordada por ser una de las más largas y cruentas en la historia de la humanidad. La importancia del triunfo del Ejército Soviético en el ámbito de la Gran Guerra Patria es fundamental ya que se considera como clave o el principio de la derrota final para los alemanes.

Entre el 23 de agosto de 1942 y el 2 de febrero de 1943 tiene lugar dicho acontecimiento bélico y se desarrolló en lo que actualmente es la ciudad de Volgogrado, llamada Stalingrado para aquel entonces. El Glorioso Ejército Rojo se enfrenta durante todo este tiempo a la Wehrmacht y sus aliados de Eje, quienes pretendían concretar la invasión a la Unión Soviética y con ello tener posesión y dominio de prácticamente toda Europa y Eurasia.

Las pérdidas humanas durante el tiempo que duró la batalla ascienden a los dos millones de personas entre militares de ambos bandos y civiles. El objetivo final de los alemanes al intentar apoderarse de esta zona radicaba en apoderarse de los pozos petroleros del Cáucaso, que en ese entonces representaban una fuente fundamental de abastecimiento.  Entre ofensivas aéreas y terrestres los Alemanes lograron apoderarse la casi toda la ciudad, excepto de  las zonas más cercanas al río Volga, donde un reducido número de soldados soviéticos estableció cercos que nunca pudieron ser derribados por los Alemanes.

A finales de 1942 el ejército soviético logró asestar un primer golpe de autoridad a los alemanes, cuando ante la negativa de rendición ordenada por el mismo Hitler, los invasores caen en una contraofensiva de la que no lograrían recuperarse hasta que se rinden el 2 de febrero de 1943. Las consecuencias de la batalla eran evidentes y palpables, la ciudad queda en ruinas y sus pobladores debieron sufrir durante años las secuelas.

La restauración de la ciudad tendría que ser una tarea ardua y constante, además de reconstruir  casi en totalidad los edificios también sería necesario reconstruir la moral de sus pobladores. Una de las principales alternativas para tal fin tiene que ver con el futbol. El equipo de la ciudad había sido fundado en 1929 con el nombre de Traktorostroitel, en referencia a la fábrica de tractores que existió en el lugar y a lo largo de su historia ha cambiado en varias ocasiones de nombre, entre 1942 y 1943 el equipo era denominado Traktor  y en la actualidad se hace llamar Rotor.

Antes de iniciada la invasión alemana a Stalingrado, el Traktor avanzaba en la liga soviética con un buen paso, llegando a tener posiciones aceptables en la tabla general y contando en sus filas con jugadores destacados. El Comité de Defensa de la Ciudad buscó apoyo del NKVD para que Vasili Ermasov les ayudara a organizar un partido de futbol. Ermasov formó parte como militar de la defensa de la ciudad y además era el portero del Traktor antes de estallar la guerra.

La tarea encomendada a Ermasov consistía en recuperar al equipo y al estadio de la localidad, así comenzó a rastrear a sus excompañeros de Club y también a los del otro equipo de la ciudad, El Dynamo. Algunos fueron encontrados en los frentes de batalla, otros habían sido enviados a campos de trabajo destinados a evitar que el sistema económico de la U.R.S.S colapsara debido a la guerra.

Poco a poco los jugadores convocados fueron llegando a Stalingrado, entre ellos y los pobladores sobrevivientes comenzaron a limpiar el terreno donde había estado uno de los estadios del lugar, para poder desarrollar el encuentro. La algarabía creció en la ciudad luego de que se dio a conocer el equipo al que se enfrentarían, el Spartak de Moscu sería enviado desde el mismo Kremlin no solo a desempeñar una actividad futbolística, sino de compromiso con la política soviética.

Así, el 2 de Mayo de 1943 en un derruido estadio se llevó a cabo  el partido entre un club Dynamo, creado para la ocasión, y el Spartak de Moscú. Antes de iniciar el encuentro se le entrego a Vasili Ermasov la Orden de la Estrella Roja por su valioso aporte al deporte y la política soviética. El encuentro terminaría con una victoria para los locales, con un solitario gol al minuto 39 de juego. El episodio en recordado de manera frecuente en la actual Volgogrado, hacia el 2008 se conformó una selección que enfrento de nueva cuenta al Spatak a manera de conmemoración por el 65 aniversario de dicho encuentro.

El actual descendiente del Traktor, el Rotor de Volgogrado también enfrentó al Spartak en el 2011  cuando se cumplieron 70 años del recordado partido…. Pero las huellas de la batalla se niegan a desaparecer en la historia de este equipo. En el año de 1962 se terminó de construir el nuevo estadio donde recibirían a sus rivales, fue denominado estadio Fidel Castro, con el tiempo el nombre cambio a Estadio Central de Volgogrado, mismo que se ubica en las cercanías a la Estatua de la Madre Patria.

El estadio sufrirá cambios considerables con miras a la próxima Copa del Mundo en Rusia, de manera que gran parte de la estructura original tendrá que ser demolida, en el trascurso de la remoción de escombros, los obreros encargados del trabajo han localizado alrededor de 10 proyectiles activos que datan del periodo de la Gran Guerra y que no detonaron. Así, el Rotor de Volgogrado y las selecciones que disputen encuentros en ese estadio durante la Copa del Mundo, cada que juega un partido pisaran las huellas de la batalla bajo la mirada vigilante de la Madre Patria Soviética.

domingo, 31 de enero de 2016

Futbolistas griegos protestan en solidaridad con refugiados

En un partido del fútbol griego, los jugadores de ambos equipos se sentaron en el césped como señal de protesta contra las autoridades europeas


Por Telesur

Jugadores de los clubes AEL Larisssa y Acharnaikos, de la segunda división de la Liga de Grecia, se sentaron en el césped del estadio a dos minutos del inicio del partido como medida de protesta.

Los futbolistas del equipo AEL señalaron que "en memoria de los centenares de niños que mueren cada día a causa de la atroz apatía de la Unión Europea y de Turquía, sobre lo que pasa en el mar Egeo".

La Organización Internacional de Migraciones (OIM) registra que el arribo de migrantes por el Mediterráneo en Europa suman 55 mil en lo que va de año, hasta el 28 de enero, es decir un promedio de unos dos mil por día.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), 7.6 millones de sirios se han desplazado internamente en el país, mientras que tres millones lo hacen fuera de sus fronteras.

La mayoría de los conflictos que se viven en Medio Oriente se deben a la intervención extranjera comandada por la OTAN, con respaldo de la Unión Europea y Estados Unidos.

sábado, 23 de enero de 2016

Ser como Gómez Pagola

La historia del futbolista vasco y comunista que resistió al franquismo



Por Lucas Carvajal

Quique Peinado, periodista deportivo español, lanzó en 2013 el interesante libro “Futbolistas de izquierdas”. Se trata de una muy buena recolección de relatos sobre jugadores de balompié que, de una manera otra, escribieron con la zurda su vida política. El primero de ellos empieza con una frase digna del dramatismo que solo el fútbol nos regala: “Si los comunistas creen que el fútbol es el opio del pueblo, el Partido Comunista de España en los 60 era un campo de amapolas”.

La historia en cuestión es la de Agustín Gómez Pagola, ciudadano de la República Española, nacido en 1922 en la ciudad vasca de Rentería. En plena Guerra Civil, el adolescente Agustín huía a la Unión Soviética para salvar su vida: fue uno de los famosos niños de la Guerra, cientos de jóvenes de familias republicanas que marcharon a Moscú ante la inminencia de la victoria franquista.

En la URSS, Agustín se convirtió en un ejemplar futbolista del naciente sistema deportivo socialista, jugando con el Torpedo de Moscú y con la selección soviética. Goleador, capitán y stajanovista de las canchas, al lado de sus méritos deportivos guardaba Agustín un honor mucho más discreto: era militante del Partido Comunista de España en el exilio y organizador clandestino de una militancia desperdigada por el mundo entero. Mientras viajaba con su club o su selección, nuestro héroe militaba silenciosamente en el exilio comunista español.

Después de inscribir su nombre con letras doradas en la historia del Torpedo de Moscú, un Agustín mayorcito volvió a España tras ser fichado brevemente por el Atlético de Madrid. Corría el año del 56 y Franco abría las puertas para quienes quisieran huir del país de los Soviets. Entonces la clandestina militancia comunista de nuestro héroe encontró la mejor tapadera posible: las rayas rojiblancas del equipo colchonero.

Ya retirado de la práctica profesional, Gómez Pagola se dedica a entrenar equipos de juveniles en Euskadi mientras organiza y coordina a la resistencia comunista vasca, siempre en silencio, sin notoriedad alguna. En 1961 es capturado por las fuerzas de seguridad, torturado y liberado gracias a una campaña internacional. Exiliado en Venezuela, continúa en el trabajo internacional de su Partido, siendo integrante del Comité Central.

Con la aparición de la tendencia eurocomunista en los partidos de Europa Occidental, Gómez Pagola se ubica en el bando de quienes la rechazan y se enfrenta decididamente a Santiago Carrillo en el Comité Central del PCE. Carrillo, secretario general, promueve el antisovietismo y la concertación política. En 1969 la lucha interna lleva a que el sector eurocomunista expulse a los dirigentes del sector marxista-leninista, Gómez Pagola incluido.La llamada “escisión pro-soviética” de la que Agustín participa, conformaría el Partido Comunista de España (VIII-IX Congreso) del que surgiría el actual Partido Comunista de los Pueblos de España. En 1975, atacado por una enfermedad terminal, fallece nuestro héroe en Moscú. Sus restos descansan en el cementerio de Donskoi, paradójicamente cerca de la tumba de Solzhenitsin.La vida de Agustín Gómez Pagola, repleta de peligros y de sacrificios, contrasta radicalmente con los arquetipos de futbolistas que se nos presentan día a día. La última entrega del Balón de Oro es paradigmática: jugadores-modelos pisan la alfombra roja, saludan a sus patrocinadores y llenan los bolsillos de sus representantes.

¿De qué era producto Gómez Pagola? ¿De los horrores de la Guerra Civil y el franquismo? ¿De la férrea cultura conspirativa de los comunistas de la posguerra? ¿De la Guerra Fría? Seguramente algo habrá de cada uno de estos elementos. Pero un fútbol ajeno a mercantilismos, afín al sentir colectivo de los clubes y los seleccionados, algo habrá tenido que ver.

Y así, mientras el circo del fútbol moderno discute sobre quién fichará a cuál jugador o cuáles son los guayos de la temporada, algunos discretamente ponemos el retrato de un vasco calvo y gordito en nuestro santoral de los futbolistas literalmente zurdos. Sí, allí, al lado de la foto del Doctor Sócrates que exigía ganar o perder, pero siempre en democracia. O de la de ese Cantoná enemigo del capital financiero. O arribita de la de Caszely negándose a darle la mano a Pinochet. Y así, entre tantos héroes y de tantos sueños de alcanzar de un fútbol distinto, nos comprometemos en ser militantes de la talla de Gómez Pagola.

jueves, 14 de enero de 2016

El polémico agradecimiento a Miguel Rodríguez Orejuela

Un grupo de hinchas del América de Cali hicieron una referencia al excapo del Cartel de Cali en un partido amistoso en Estados Unidos. El episodio causó revuelo



Por Semana.com

La relación entre la mafia y el fútbol colombiano es un fantasma que se resiste a desaparecer. El episodio más reciente ocurrió en un partido amistoso que disputó América de Cali y Atlético Nacional en la ciudad de Miami (EE.UU.). Antes del inicio del encuentro un grupo de hinchas desplegó un trozo de tela con la inscripción: “Muchas gracias don Miguel Rodríguez”.

La referencia es para Miguel Rodríguez Orejuela, quien fuera el máximo jefe del cartel de Cali y que actualmente está purgando una larga condena por narcotráfico precisamente en los Estados Unidos. Es bien sabido que Miguel Rodríguez movió los destinos del equipo vallecaucano en la década de los ochentas y parte de los noventas. Justamente en la época en la que los ‘Diablos Rojos’ vivieron sus años de gloria

El partido pasó a un segundo plano y la controversia giró en torno al polémico homenaje. Los cuestionamientos no se hicieron esperar, aunque hay que aclarar que la pancarta fue diseñada y montada por un pequeño grupo de hinchas, y buena parte de los comentarios, inclusive de propios seguidores del equipo caleño, rechazaron el contenido de la pancarta.

En redes sociales, como era de esperarse, hubo una fuerte controversia. Cientos de mensajes concentraron su atención en un punto neurálgico: ¿cómo un grupo de hinchas (ciudadanos al fin y al cabo) mantiene una admiración por un personaje que destruyó la vida de miles de familias y promovió un negocio violento como el narcotráfico?

(Leer también "Cabeza Gacha", sobre un episodio similar reciente)

Otra pregunta que surgió en un foro en las redes sociales es ¿Es más importante un título en el fútbol colombiano que la estela de violencia que trajo la guerra de carteles que vivió Colombia en los ochentas?”. Las autoridades que organizaron el partido amistoso ordenaron el retiro del polémico homenaje. Sin embargo, cientos de hinchas alcanzaron a tener registro fotográfico.

En Estados Unidos, no dejó de causar curiosidad que este grupo se haya atrevido a exaltar a un delincuente, que precisamente fue duramente perseguido por la DEA en la década de los noventas. Sin embargo, no se conoce ninguna sanción a los autores.

En el ámbito meramente deportivo, vale recordar que el América atraviesa el peor momento de su historia. Tendrá que jugar otro año en la segunda categoría del fútbol colombiano y todavía sigue tratando de recuperarse económicamente de la crisis que vivió en los últimos cinco años.

Lo más curioso del episodio es que, las desgracias para la ‘Mechita’ comenzaron, precisamente, cuando fue incluido en la Lista Clinton por sus vínculos con el cartel de Cali. Los coletazos del ingreso a la funesta lista todavía repercuten en el pobre rendimiento deportivo del equipo. Pero ni eso fue atenuante para que estos hinchas le agradecieran a aquel personaje que, por su afición al fútbol, convirtió al histórico equipo en una máquina de ganar títulos.

La noticia negativa por la mención al capo, llegó acompañada por una muy buena. La Superintendencia de Sociedades anunció la protección de la marca. La SIC determinó proteger el escudo del equipo frente a una solicitud que hizo un particular para utilizar el logotipo en su negocio.