domingo, 12 de marzo de 2017

No da para indignarse, fue una epopeya

Es entendible que muchos deseen que este ciclo glorioso del Barcelona se corte de una vez, pero no da para estar indignados. La hazaña es legítima


Por Jorge Barraza

"Nos pitaron dos penales en contra, pero perdimos 6 a 1, no es por el árbitro, sino por nosotros”. Toda la grandeza que el Paris Saint-Germain no pudo demostrar en el juego, Marco Verratti la tuvo en el análisis. Supo verlo y reconocerlo: si un equipo va tres goles arriba hasta el minuto 88 de un partido y no sabe sostener el resultado, ata su suerte al destino. El destino quiso remontada, el dramatismo de la hora lo tornó epopeya. Con el básico argumento de tener un poco la pelota, o incluso de tirarla un par de veces afuera (nadie se hubiese escandalizado) consumaba su pase a cuartos de final. No pudo.

La soberbia actuación del sábado anterior en el 5-0 al Celta (equipo durísimo, eliminó al Madrid en Copa del Rey y está cerca de cuartos en Europa League) hizo soñar a Cataluña con la proeza de levantar el 0-4. Y se dio, aunque no por la siempre ponderada excelencia de su juego, fue un Barcelona confuso, casi torpe, pero valiente, decidido. Guerrero, no lúcido. Alineó solo tres defensas netos (Mascherano-Piqué-Umtiti) de sensacional actuación los tres, todo con el objetivo de reforzar el medio y provocar el asedio constante sobre la fortaleza que edificó el cuadro francés frente a su área.

Más por obra del Espíritu Santo que por virtudes futbolísticas, fue al descanso 2-0 y eso lo tonificó. Ya no parecía tan imposible. Luego devino ese torbellino inexplicable, esos cien mil voltios que a veces descarga el fútbol sobre el césped, y el juego perdió toda compostura. El gol de Cavani que garantizaba la clasificación del PSG, la desazón azulgrana y ese libreto final que ningún productor de Hollywood compraría por demasiado irreal. Cuando la carga emocional es tan intensa el partido se aloca, desaparecen las tácticas y es difícil racionalizar el juego, todo queda expuesto al vaivén de los arrebatos. En ese terreno ganó Barcelona por arrojado, por creyente. El PSG estaba aturdido, tambaleante. Y devino ese salto a la eternidad de Sergi Roberto.

Fueron 7 minutos y 17 segundos de furia. A los 87’ 23” entró el cuarto gol, a los 90’ 09” el quinto y a los 94’ 40” el sexto. El fútbol tiene cosas maravillosas, un componente emocional que no logra alcanzar otro deporte. Del llanto y la angustia casi insoportable se puede pasar a la felicidad suprema, a un estado que tal vez nunca antes experimentamos, en instantes apenas.

El penal, la amarilla, el tiempo suplementario, la discusión, todo el frufrú de la batalla quedó en anécdota, sepultado por la proeza azulgrana, que ya forma parte estelar de la historia de este deporte. Afortunados de haberla vivido.

No obstante, hay una legión de indignados y ofendidos, para quienes este partido lo ganó el referí, el alemán Deniz Aytekin. Pareciera que fue autor de los seis goles. Vale aclarar, sí, que concedió un penal que clarísimamente no fue: a los 89’, entró raudo Suárez al área, le cruzó el brazo Marquinhos por delante pero sin falta, y el goleador se zambulló. Neymar puso allí el 5-1. Los otros cinco goles son billetes buenos, valen. Y, como dijo el mismo Verratti, fue 6 a 1, no 1 a 0. No fue un bochorno. Hubo un error arbitral condenable como hay tantísimos en los partidos. Magnificado porque el Barcelona genera urticaria en mucha gente. Millones no toleran el éxito ajeno cuando es continuado y viene acompañado de alabanzas.

“Siempre le dan penales al Barza”, es la queja matriz de los ofuscados. Otra, menor, es que a los rivales les suelen expulsar a algún efectivo. No es ilógico: a un equipo pletórico de virtuosismo, que ha tenido a Ronaldinho, Eto’ó, Henry, Yaya Touré, Messi, Xavi, Iniesta, Ibrahimovic, Villa, Suárez, Neymar, Dani Alves, que ha batido todos los récords de posesión de balón y de goles marcados y que sale a atacar en cualquier cancha desde el minuto 1 al 90 desde hace 14 años, es normal que le cometan algunos penales y que intenten bajarlos a la mala. Barcelona es un equipo noble: no pega, no hace tiempo, no especula, no vive de la trampa (aún reconociendo la simulación de Suárez); solo quiere atacar, golear, agradar. Es entendible que muchos deseen que este ciclo glorioso se corte de una vez, pero no da para estar indignados. La hazaña es legítima. No hay cómo ningunearla.

Si algo le faltaba al mejor equipo de la historia era una remontada épica. Ahí está.

lunes, 27 de febrero de 2017

Juan Cominges y un gol para Fidel

El futbolista peruano que le dedicó un gol a Fidel Castro visita Cuba y cuenta detalles de su vivencia


Por Cubadebate

El 27 de noviembre, la siguiente imagen aparecía en la cuenta en Twitter del futbolista peruano Juan Cominges:


Había anotado un gol de penal y su dedicatoria al Comandante en Jefe recorrió las redes. Hoy, exactamente tres meses después, dialogó con periodistas, dirigentes y glorias del deporte en la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

“Desde que he llegado, he visto en muchos lugares la palabra revolución; también la he sentido entre la gente, la huelo entre ustedes”, expresó el centrocampista sudamericano.

Insitió, además, en que las primeras revoluciones son personales, tienen que ver con uno mismo. “Una revolución personal pasa por ahí, por intentar sacar lo máximo de cada uno”.

Al respecto, mencionó que hoy se cumplen diez años de haber sufrido una intervención quirúrgica en la columna vertebral que lo pudo sacar del fútbol profesional. “Para sobreponerme a ello me inspiré mucho en esta historia cubana, en la capacidad de pasar de la palabra a la acción, en el emprendimiento del Che Guevara, en todo lo que ustedes representan hoy”.

Contó que el día en que anotó el gol, se jugaba el último partido del año. “Teníamos que ganar para intentar salir campeones, pero no dependíamos de nosotros mismos. Como era el último juego del torneo había mucha emoción, mucho nerviosismo. Tenía la sensación de que iba a hacer un gol. Tenía la seguridad de que iba a haber un penal“.

Confesó haberse enterado muy temprano del fallecimiento de Fidel. Su hermana se lo informó en un mensaje en un mensaje de texto. “Me dolió y me puso más triste de lo que yo mismo hubiera imaginado. Mandé a comprar al utilero del equipo un crespón negro para usarlo en mi camiseta”.

“Llegamos al estadio par de horas antes del juego. Como iba a ser un partido importante, en el vestuario nos habían dejado una camiseta con esta inscripción: ¿Qué hay de imposible para Dios? Yo que no soy muy creyente para estas cosas, le di vuelta y escribí esto.”, dice y muestra el pulover.

Lo ayudó, según comenta, uno de los muchachos de la kinesiología que trabajan con el club. “Utilicé los plumones que se usan para las tácticas y me lo puse debajo de la camiseta para esperar el momento del gol. Cuando llegó, se lo mostré al estadio entero y fue mi reconocimiento a uno de los líderes más importantes de los últimos cien años, a quien agradezco enormemente lo que ha podido generar en mí“.

Sobre lo que genera el fútbol, declaró que el negocio en este deporte se vuelve una competición de vida o muerte. Explicó que por esos motivos “hay más urgencias que esencia de juego, que talento en sí. En mi país o al menos en los países capitalistas, las urgencias hacen que no haya proyectos, que no se respete al ser humano que está detrás de ese futbolista, al sueño de ese niño que quiere llegar a serlo. Esas cosas hacen que si rindes eres bueno y en la victoria te crean virtudes que no tienes y, en la derrota, pasas a ser un miserable”.

Por otra parte, dijo que se sentía impresionado por la competitividad de los atletas cubanos. “Ustedes pelean con las grandes potencias de igual a igual, con dignidad y mucho carácter, eso lo admiro mucho. Es una envidia sana. Quisiera que en mi país el deporte fuera tan valorado como aquí”.


En un aparte con la prensa, refirió que la rebeldía era un elemento primordial “para no dejarse imponer modelos o formas de pensar, para evitar el sometimiento. Fidel claramente ha sido un ejemplo de eso”.

“Me volví coleccionista de libros de Fidel y el Che porque son fascinantes su historias. Mi familia comparte esta formación política y aunque ellos no conozcan tanto la figura de Fidel, también quieren una política de izquierda para nuestro país”, contó.

Cerca del final, reflexionó sobre la importancia de este deporte como vía de relación entre el jugador y la sociedad: “el fútbol es una burbuja de la que es muy difícil salir, está mal. El futbolista debiera vincularse, involucrarse más a la realidad de su país”, sentenció.

Cominges nació en 1983 en Callao, Perú. Ha jugado en equipos como el Universitario de Deportes, Sporting Cristal, Colón de Santa Fe, Estudiantes de la Plata, Caracas FC, Cienciano y otros. Fue internacional por su país en varias ocasiones.

lunes, 20 de febrero de 2017

Glorias del América y del Nacional visitan zona veredal de La Elvira

Exfutbolistas juegan partido amistoso para inaugurar el polideportivo "Nicolás Fernández" y expresar su apoyo al proceso de paz


Por Bocac*

El domingo 19 de febrero la zona veredal La Elvira recibió la visita de futbolistas de los equipos América de Cali y Nacional de Medellín quienes realizaron un juego amistoso en el marco de la inauguración del polideportivo por la paz “Nicolás Fernández”.

De acuerdo con el exfutbolista Tino Asprilla “(los futbolistas) tenemos la posibilidad de traer paz a las regiones mas apartadas del país (...)”, compromiso que vienen desarrollando al visitar las Zonas Veredales de agrupamiento de las FARC-EP, coayuvando a la reconciliación en los territorios.

Los jugadores tuvieron la oportunidad de conocer las instalaciones construidas y convivir con la población de La Elvira e integrantes de las FARC-EP.

El partido amistoso fue la culminación del torneo de fútbol por la paz que se desarrolló desde el viernes 17 de febrero e incluyó actividades para niños, mujeres y jóvenes.

Además de Asprilla se contó con la participación de Jerson González, Totono Grisales, Leonardo Moreno, Fuad Maziri, Henry Zambrano, Paulo Arango, Carlos Molina, entre otros.

*Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano de las FARC

viernes, 17 de febrero de 2017

Colombia: Liga femenina de fútbol, un sueño que se hizo realidad

Este 17 de febrero, con 18 equipos, inicia el torneo femenino profesional


Por El Espectador

El sueño de miles de mujeres en Colombia se hace realidad hoy. Con el partido entre Deportivo Pasto y Cortuluá comienza esta tarde (5:30, por Win Sports) la primera Liga Águila de Fútbol Femenino, un evento en el que participarán cerca de 360 jugadoras de 18 clubes.

El torneo es el resultado de casi cuatro décadas de trabajo de muchas amantes del balompié que lucharon contra la discriminación en este deporte e integraron los primeros equipos regionales y selecciones nacionales. De hecho, durante años, muchas de ellas tuvieron que jugar contra hombres, porque en sus ciudades no había torneos femeninos. A mediados de los 90 intentaron infructuosamente crear la Asociación de Fútbol Femenino, que sin apoyo económico no se consolidó.

Personajes como Juan Carlos Gutiérrez y Miriam Guerrero fueron abanderados del tema, pero tuvieron poco eco. Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Cali e Ibagué fueron las ciudades en las que las chicas comenzaron a ganarse un espacio en los campos de juego y a conseguir apoyo dirigencial.

Gracias a las buenas actuaciones de los seleccionados nacionales en este siglo, bajo la dirección de Pedro Rodríguez, Ricardo Rozo y Felipe Taborda, el fútbol femenino se masificó, al punto de que hoy 18 de los 36 clubes que hay en la categorías A y B tienen equipos de mujeres.

Las clasificaciones a tres mundiales sub-17, uno sub-20 y dos de mayores, así como a dos ediciones de Juegos Olímpicos, obligaron a los directivos de la Federación Colombiana de Fútbol y a los de la División Mayor a pararles bolas a las “chicas superpoderosas” y brindarles la oportunidad de dedicarse de lleno al deporte, con una liga que en su estrenó irá hasta el 7 de mayo.

Los 18 equipos están divididos en tres grupos. A los cuartos de final avanzarán los primeros y segundos de cada hexagonal, así como los dos mejores terceros. De ahí en adelante se jugará a eliminación directa.

El objetivo de la Dimayor es que el año entrante los 36 clubes profesionales que participan en los torneos masculinos de las categorías A y B tengan también equipos femeninos.

“Estamos empeñados en sacar este proyecto adelante, porque las mujeres se lo merecen. Lo venían pidiendo desde hace tiempo y por fortuna ahora se dieron las condiciones para hacer la Liga”, aseguró Jorge Perdomo, presidente de la Dimayor.

sábado, 4 de febrero de 2017

Hinchada del Rayo Vallecano evita contratación de jugador neonazi

El rechazo de Bukaneros frustra que el ucraniano Roman Zozulya se quede en el equipo madrileño


La oportuna reacción de la hinchada del Rayo Vallecano, en particular la agrupación Bukaneros, evitó que un neonazi jugara en su club.

Se trata del delantero ucraniano Roman Zozulya, quien arribó al fútbol español luciendo emblemas de Pravy Sektor, un partido neonazi ucraniano.

El jugador al servicio del Betis había sido cedido al Rayo Vallecano, un cuadro con raíces obreras y cuya hinchada es reconocida por su compromiso con causas sociales.

“Vallekas no es lugar para nazis. Presa, para ti tampoco. Vete ya”, fue la consigna con la que Bukaneros recibió al nuevo jugador y con la que de paso reiteró su repudio a la gestión del presidente del club, Martín Presa.


Algunos aficionados increparon a Zozulya, lo que causó la intervención de la policía. “Ante los problemas surgidos con los radicales del Rayo, hemos hablado con este club y en protección al jugador, que es nuestro, hemos decidido que regrese a Sevilla”, fue la respuesta del Betis ante el incidente.

Aunque Zozulya ha negado sus vínculos con algún grupo neonazi o paramilitar, se reconoce como un "nacionalista ucraniano" y ha manifestado su apoyo al ejército de Ucrania, que lucha contra las milicias populares en la región del Donbass.

"El jugador ucraniano ha empuñado armas, ha donado dinero a batallones fascistas, luce sus símbolos y ha manifestado en numerosas ocasiones su apoyo a la ultraderecha de su país", expresó la Plataforma ADRV, agrupación de barras del Rayo Vallecano.

Si bien ya parece frustrada la llegada del jugador al equipo de Vallecas, aún no está claro si podrá seguir jugando con el Betis por motivos reglamentarios.