viernes, 15 de mayo de 2009

Demasiados errores

Por Raimundo Fitero
Gara

Algunos doctores aseguran que el fútbol adquiere interés porque es un cúmulo de errores. Sin errores no habría goles. Otros especialistas se colocan en otro punto de vista y su teoría es que se trata precisamente del acierto de alguien quien rompe la igualdad. En TVE, las consignas políticas de resguardar a la monarquía borbónica la resumen en un «error humano». Nadie se lo cree, es una manera de acrecentar la incredulidad y el recelo que desde siempre provoca la televisión pública española que siempre da muestras de poderlo hacer peor. Y hasta mucho peor.

Por un «error humano» no ofrecieron en directo la salida de los equipos al campo, su saludo, la entrada de los borbones al palco, el himno y los pitidos de las aficiones catalana y vasca. Ese «error humano» fue tan ridículo que cuando lo quisieron enmendar, en diferido, con el limpiado de silbidos y cumpliendo las órdenes del presidente de la Federación de «Furbo», señor Villar, de subir hasta el estallido el volumen del himno, lo presentaron con un montaje absolutamente demencial e infame, es decir con el Rey saludando feliz, antes había dicho en un derrame de inteligencia, «hay muchos bilbaínos», y seleccionando imágenes ambiguas y la de uno con la bufanda y la camisola del Athletic con la mano en el corazón. Es decir manipulación pura y dura, insultante, sin que ninguno de los locutores advirtiera de lo que había sucedido o estaba sucediendo.

Hasta los noticiarios de las cinco de la mañana TVE no reconoció que habían existido pitidos, mientras todos los otros medios los mostraban y hasta en algunos se editorializaba sobre el asunto desde el primer momento. Pero los «errores humanos» se multiplicaron, por falta de profesionalidad, ignorancia o madridismo, colocaron a un locutor cenizo que no acertaba jamás en nada y a dos comentarista que uno era del Athletic y el otro del Real Madrid. Una provocación más. Y no supieron admitir el resultado como sí hizo, gloriosamente, la afición vasca, los jugadores de ambos equipos y casi todo el mundo futbolero. Y resulta que TVE hizo un récord histórico de audiencia. A su pesar. Que le quiten la publicidad y la cierren.