lunes, 23 de mayo de 2011

Croker Park: el escenario del primer domingo sangriento irlandés

La catedral de los juegos gaélicos, en Dublín (Irlanda)


Luego de que el gobierno británico reconoció una autonomía limitada a Irlanda, las fuerzas del Ejército Republicano Irlandés (IRA) emprendieron la resistencia y la lucha por la soberanía del país, situación que llevó al aumento de la represión por parte del Reino Unido a través de fuerzas especiales como los Black and Tans (Negros y Tostados) por el color de sus uniformes y varios grupos paramilitares.

En la tarde del 21 de noviembre de 1920, en medio de la guerra de independencia (1919-1921), el equipo de Dublín y el de Tipperary jugarían un partido de hurling o fútbol gaélico, deporte que había sido prohibido por los invasores años atrás. Horas antes del juego, hombres del IRA conocidos como la “Banda del Cairo” asesinaron a varios miembros del cuerpo de inteligencia británica encargados de infiltrar a las fuerzas insurgentes.

Como represalia, los Black and Tang ingresaron al estadio Croke Park, el más grande de Dublín y en el que se encontraban más de 10 mil aficionados, en donde dispararon indiscriminadamente contra los asistentes. Lo mismo hizo un avión que sobrevolaba el campo. Allí murieron 14 personas, entre ellas el jugador Michel Hogan, y fueron heridas más de sesenta personas. Por este hecho el gobierno británico reconoció su responsabilidad en 2010.

El Croke Park es el santuario del nacionalismo irlandés, además de ser la catedral de los deportes de ese país. En 2007 fue abierto para el ingreso de deportes internacionales como el rugby, para un partido entre la selección irlandesa e inglesa, en el que los asistentes guardaron silencio mientras sonaba el himno de este último. El escenario deportivo se encuentra bajo administración de la Asociación de Deportes Gaélicos (GAA), entidad que ha servido de eje articulador para católicos y sectores republicanos, entre ellos algunos miembros del IRA. Hasta 1971, varios de sus asociados no podían asistir ni ver deportes como el rugby, el fútbol, el cricket o el hockey.

Hace unos días, la reina Isabel II visitó el Croke Park para rendir homenaje a los 50 mil irlandeses que combatieron en el ejercito inglés durante la Primera Guerra Mundial y reunirse con algunos miembros de la GAA, varios de ellos no asistieron al encuentro como forma de protesta antes la visita de la monarca. Centenares de personas repudiaron la visita con manifestaciones en las calles.