miércoles, 20 de abril de 2011

Envían paquetes bomba a técnico y aficionados del Celtic

Por Reuters

Unos paquetes bomba que podrían haber causado "verdaderos daños " fueron enviados a Neil Lennon, entrenador del Celtic escocés, y a dos reconocidos aficionados del equipo de Glasgow, confirmó el miércoles la Policía.

Varios políticos dijeron que los intentos de ataque indicaban que se necesita hacer algo con la intolerancia religiosa y la violencia sectaria entre algunos aficionados del Celtic y otros de su clásico rival de la ciudad, el Rangers, un problema que resurgió nuevamente en los últimos meses.

Lennon, de origen norirlandés y católico y que ha sido objeto de varias amenazas y maltrato físico en el pasado, fue culpado por agudizar las tensiones junto a otras figuras importantes del Rangers.

"Enviar este tipo de paquetes a través del correo es un acto despreciable y de cobardía", declaró a periodistas el detective inspector John Mitchell, de la Policía de Strathclyde.

"Puedo confirmar que fueron diseñados para causar verdaderos daños a la personas que los abrieran", agregó.

Mientras que algunos comentaristas sugirieron que el culpable sería un individuo, la Policía aún no descartó la participación de un grupo guerrillero. Disidentes opositores al proceso de paz irlandés aumentaron su actividad en las últimas semanas.

Una amarga rivalidad

Las asperezas entre el Celtic, que cuenta con una base de seguidores predominantemente católica, y el Rangers, cuyos aficionados son en su mayoría protestantes, datan de mucho tiempo y están profundamente asentadas.

La división sectaria hace eco del odio religioso y social que ha plagado Irlanda del Norte. Seguidores del Celtic muestran habitualmente banderas irlandesas, mientras que sus vecinos del Rangers llevan banderas británicas y norirlandesas en los días de partido.

Los dos clubes se enfrentarán nuevamente el domingo en un duelo que será decisivo posiblemente para decidir el título de Liga en Escocia.

Lennon se retiró de la selección de Irlanda del Norte cuando todavía era jugador en 2002, después de una amenaza de muerte que, según especulaciones de medios, provino de paramilitares protestantes en la región.

En enero, se enviaron paquetes desde Irlanda del Norte que contenían balas para Lennon y para un futbolista del Celtic.

La Policía dijo que el primer paquete bomba, enviado a Lennon, fue interceptado por personal del correo Royal Mail el 4 de marzo.

Otros paquetes fueron enviados al entrenador del Celtic, a la oficina del ex vicepresidente del parlamento escocés Trish Godman y al abogado de Lennon, Paul McBride. La mayoría fueron interceptados por el personal de correos el 15 de abril.

El incidente llega en medio de una creciente preocupación por la conducta de jugadores, técnicos y aficionados de ambos clubes.