miércoles, 1 de abril de 2009

Chávez, fútbol y amistad árabe-suramericana


Por Camilo Rueda Navarro

La victoria dos goles a cero de Venezuela sobre Colombia por las eliminatorias al Mundial de fútbol Suráfrica 2010 ratificó el lento pero seguro ascenso en el deporte de la República Bolivariana. La vinotinto pasó de ser la “cenicienta” del fútbol suramericano a ganarse un lugar entre las naciones futboleras. Ahora pelea los lugares de mitad de tabla, organiza torneos como la Copa América y hasta gana cupos para campeonatos mundiales.

El seleccionado patriota ha recibido el respaldo decidido del mandatario Hugo Chávez, quien se ha visto acompañado en varios escenarios con el astro Diego Armando Maradona, ahora director técnico de la selección argentina.

El presidente bolivariano comparte su afición al fútbol con otros líderes como Evo Morales y Muammar Al-Gadhafi. Éste último, reconocido dirigente antiimperialista, homenajeó a Chávez bautizando al principal escenario futbolístico libio con su nombre. El Estadio Hugo Chávez alojará la Copa Africana de Naciones 2014, que se jugará en Libia.


El 31 de marzo pasado se desarrolló la segunda cumbre América del Sur-Países Árabes (ASPA), que se celebró en Doha (Qatar) entre 22 naciones árabes y 12 suramericanas. Allí confluyeron Chávez y Gadhafi.

Con algunos matices, hoy por hoy, une a gran parte de los gobiernos latinoamericanos y árabes su contraposición a los Estados Unidos. Desde bloqueos económicos (Cuba) pasando por intervenciones abiertas (Irak), e intervenciones soterradas (Colombia), hasta la promoción de golpes de Estado (Bolivia, Venezuela), la devastación de estas naciones a causa de las políticas gringas es mayúscula.

Por eso, en el marco de la cumbre, Chávez preguntó: “¿Por qué no ordenarán la captura de Bush? ¿Por qué no ordenarán la captura del presidente de Israel?”, en referencia a su responsabilidad en crímenes de guerra.

El presidente venezolano fue el único dirigente que recibió una ovación en la Cumbre, ya que en la región es un verdadero ídolo tras romper las relaciones diplomáticas con Israel en enero pasado, como protesta por la masacre israelí contra el pueblo palestino.

Chávez insistió también en su propuesta de crear un banco de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de la que hace parte Venezuela y la mayoría de países árabes. Y fue más allá, al proponer también un banco de las naciones árabes y suramericanas.

En la segunda cumbre ASPA se retomó la reivindicación de un mundo multipolar, se reclamó a las naciones más ricas del mundo que se cuente con ellos en la lucha contra la crisis global y que se evite la especulación financiera. Finalmente, en la declaración de la cumbre se condenó “la acción militar israelí en la Franja de Gaza, que llevó a la muerte de miles de civiles palestinos y a la destrucción de las infraestructuras”.

Fotos: cortesía de Pablo Aro Geraldes