domingo, 13 de febrero de 2011

El fútbol egipcio tras la ida de Mubarak

El club Al Ahly de El Cairo acaba de abrir un fondo para ayudar a las víctimas de la sublevación del 25 de enero. "Nuestro club no va a limitarse al apoyo financiero, también vamos a impulsar la participación en la donación de sangre para los heridos", reveló el centrocampista Shehab Ahmed.

Por Sporting África

El expresidente Hosni Mubarak, en el poder desde 1981, finalmente decidió dar un paso al costado tras la revuelta de su pueblo. Ahora, ante esta realidad, todo el país debe reorganizarse, incluso el fútbol. El campeonato podría ser cancelado, hasta que no se calmen los ánimos. Por su parte, los jugadores muestran solidaridad con su pueblo. La Premier League, la liga local, ya ha quedado en suspenso, pero los rumores apuntan a una cancelación total de la temporada 2010-2011, o sea hasta mitad de año.

Una cosa es segura: los partidos no se llevarán a cabo sin aficionados. La segunda parte de la temporada fue pospuesta indefinidamente por razones de seguridad. "Los que quieren que los partidos se disputen a puerta cerrada tienen un pensamiento inapropiado", dijo Amer Hussein, director del Comité Ejecutivo de la EPT.

El organismo rector del fútbol internacional (la FIFA) ha establecido dos condiciones principales para la reanudación de la actividad de la liga egipcia Premiere. "La FIFA establece como principal condición que debe haber suficiente seguridad para los jugadores y los aficionados antes de decidir reanudar los juegos", dijo Samir Zaher -foto-, presidente de la Asociación de Fútbol de Egipto (EPT).


"También se requiere que todos los clubes deberán manifestar su aprobación para continuar con la competencia", agregó Zaher. Quien además negó todos los rumores sobre la cancelación de la liga esta temporada. "La cancelación de la liga egipcia nos costará mucho. Los clubes pueden enfrentar los desastres, ya que han gastado mucho dinero en los campos de entrenamiento, contratos de patrocinio y las transferencias de jugadores ", afirmó.

Zaher considera que la reanudación de la liga egipcia podría ayudar a conseguir que las cosas vuelvan a la normalidad en el país. "Vamos a tener una reunión con funcionarios de los diferentes clubes para alcanzar un acuerdo sobre la reanudación de la competición y la organización de los partidos, la ubicación, días, horarios y los árbitros", afirmó.

Futbolistas solidarios

Por su parte, los jugadores no son ajenos a lo que sucede en su país. "Yo apoyo 100% el accionar de la población y sus demandas legítimas. Muchos compatriotas viven en condiciones muy difíciles", declaró Hosni Abd Rabo -foto-, mediocampista del Ismaili. "Algunas personas piensan que los futbolistas no somos conscientes de la realidad que se vive en las calles, pero la verdad es que muchos de nosotros venimos de familias pobres y, por lo tanto, entendemos el sufrimiento de la gente. Los jóvenes se pueden educar, pero no pueden encontrar trabajo. Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa para apoyar la revuelta", agregó.


Mientras que uno de los clubes más prestigiosos del país, el Al Ahly de El Cairo, acaba de abrir un fondo para ayudar a las víctimas de la sublevación del 25 de enero. "Nuestro club no va a limitarse al apoyo financiero, también vamos a impulsar la participación en la donación de sangre para los heridos", reveló el centrocampista Shehab Ahmed. "¿Quién dijo que los futbolistas no tenían conciencia social?", se pregunta el sitio Afrik.com.

Publicado originalmente el 11 de febrero de 2011 en http://sportingafrica.blogspot.com/