miércoles, 20 de enero de 2010

Eric Cantona, polémico y versátil, se lanza a la escena teatral en París

El que fuera delantero del Manchester United en los años 90 continúa con su carrera artística después de haber participado en "Looking for Eric", la última película de Ken Loach.

Se trata de un texto dramático de Nathalie Saugeon que interpretará junto al actor Loránt Deutsch en el Théâtre Marigny de la capital francesa, informaron los responsables del teatro.

A pesar de que cuenta en su haber con una decena de películas desde que se lanzó al mundo del cine en 1996, fue la cinta de Loach, nominada a la Palma de Oro del Festival de Cannes, la que abrió a Cantona las puertas de la escena parisina.

El marsellés, descendiente de españoles, dará vida a un moribundo refugiado en un recoveco de un edificio recién derruido, por lo que el peso de su interpretación en la obra dirigida por su esposa y antigua actriz de la Comédie Française, Rachida Braknic, estará en la poderosa voz del ex internacional francés.

"Una evolución como esta en un futbolista es admirable", asegura a "Le Monde" Pierre Lescure, director del teatro, quien confiesa que el ex del Leeds y del Marsella todavía tiene que trabajar ligeramente su vocalización.

En su tierra natal, Francia, esta actividad alejada del terreno deportivo no se toma muy en serio en los círculos intelectuales, como prueban los célebres "guiñoles" de "Canal +", en donde le han asignado el satírico sobrenombre de "Picasso" y se mofan de sus ambiciones artísticas.

Sin embargo, en Inglaterra, donde pasó gran parte de su carrera como futbolista, la reconversión creativa de Cantona, de 43 años, significa un punto positivo para un jugador admirado por los británicos, a pesar de sus numerosos escándalos, entre los que se cuenta una famosa patada acrobática a un espectador en 1995.

Sus inquietudes artísticas, que le acompañan desde niño, le vienen de familia puesto que su abuelo, exiliado catalán tras la Guerra Civil española, compaginaba su trabajo como albañil con la pintura, al igual que su padre, enfermero psiquiátrico y pintor.

El pincel y el lienzo han acompañado a Eric Cantona, de 43 años, desde que era niño y, a medida que han avanzado los años, a esta pasión se han ido añadiendo las de coleccionista de arte, fotógrafo y actor.

EFE