viernes, 14 de agosto de 2009

Cine y fútbol: "El año en que mis padres se fueron de vacaciones"

Trailer

Cao Hamburger y el equipo de su primera película adulta se han inspirado en los recuerdos de su niñez para realizar «El año en que mis padres se fueron de vacaciones», dando la visión de que lo fue la dictadura militar en 1970 desde la perspectiva de un menor. Antes de este importante proyecto, el director se había formado en programas infantiles de la televisión inglesa, como los famosos «Teletubbies». En el regreso a su Brasil natal rememora lo que era la vida en Sao Paulo, y más en concreto en el barrio de Bom Retiro.

La película es una canto a la multiculturalidad que se vivía en sus calles, dentro de un hermanamiento entre judíos, árabes, africanos, italianos y griegos. En la actualidad ya no es lo mismo, aunque sus puestos de venta de ropa, regentados principalmente por coreanos y bolivianos, atraen a gentes venidas de todas partes del país.

El pequeño protagonista de la película llega a Bom Retiro desde Minas Gerais, por lo que todo le resultará novedoso y desconocido. «El año en que mis padres se fueron de vacaciones» describe su difícil adaptación a una existencia diferente y será a medida que vaya haciendo amigos cómo termine de integrarse. El duro proceso corre paralelo a las propias dificultades de sus progenitores, judíos de izquierdas perseguidos por el régimen. Forzados a la clandestinidad envían a su hijo con el abuelo, pero éste no se puede ocupar de él y lo hará un viejo amigo suyo, al cargo de la sinagoga.

Lo que compensaba el sufrimiento de aquellos días era la proximidad del Mundial de fútbol de México, en el que la selección brasileña iba a obtener su tercer máximo campeonato con la alineación más brillante y recordada de toda su historia. Pelé, Tostao, Gérson, Carlos Alberto, Rivelino y compañía se convierten en los héroes que animan la vida del niño desterrado. Fútbol y dictadura son confrontados como en «Paisito», la película de Ana Díez.

Reseña tomada de Gara