sábado, 13 de diciembre de 2014

Beausejour, orgulloso de ser mapuche

El volante de la selección chilena, de origen afromapuche, aseguró que es necesario "un Estado más multicultural". Propuso organizar una selección mapuche.


Por El Mostrador

No cabe duda de que el volante de Colo Colo, además de ser un ídolo del fútbol chileno, también se ha convertido en un líder de opinión. Y es que no ha temido hablar respecto a temas que lo tocan directamente, como la situación del pueblo Mapuche, cuando declaró en un programa de Canal 13 que se sentía orgulloso de pertenecer al pueblo Mapuche y que le “duele ver a gente de mi pueblo que está sufriendo”.

Tampoco guardó silencio ante los insultos de connotación racial que recibió el venezolano del San Marcos de Arica, Emilio Rentería. “No le doy ‘bola’, siento que me da pena esa gente, por eso nosotros abogamos por una mejor educación”, expresó el jugador.

Esta vez Jean Beausejour se refirió de forma más profunda al conflicto Mapuche y la situación que vive su pueblo de origen –Beasejour es hijo de haitiano de origen ‘afro’ y de madre mapuche–, en una entrevista realizada por colocolo.cl. (Ver El fútbol, la tierra, su gente y Beausejour)

Según relata en la entrevista, su postura crítica tiene origen en su niñez y su familia, escuchaba “desde chico que los ‘blocks’ donde vivíamos se los habían tomado mis papás prácticamente y habían sido construidos por (Salvador) Allende (…) Desde esas conversaciones siempre he tenido uso de razón de que en mi casa, en ese sentido, fui bastante opinante en todas las cosas. Para el golpe tuvieron que esconder textos relacionados (con política) y todo eso, cuando llegaban a allanar”, declaró el jugador albo.

Además explicó que a pesar de que su familia no fue militante se crió en un sector denominado “reaccionario”, en Los Carmelos, de Estación Central y además que uno de sus tíos “fue compañero y amigo de una de las hermanas de los hermanos Vergara. ‘Los Carmelos’ colinda por un lado con ‘Villa Francia’, por el otro con ‘Los Nogales’, entonces siempre fue un sector que ha sido catalogado como conflictivo en ese sentido”.

De lleno en el tema de su pueblo de origen, explicó que su abuelo, Andrés Coliqueo, le inculcó “desde chico” el orgullo de ser mapuche, a pesar de que antes “el ser mapuche era sinónimo de burla”, pero que de todas formas “ellos –la generación mapuche anterior a él– no quisieron traspasarles esas vergüenzas a sus hijos. Quisieron protegerlos, creen ellos de la mejor manera, chilenizándolos”.

Agregó que es necesaria una “apertura de mente del Estado, de hacer un Estado más multicultural (…). Me gustaría que, cuando se habla de autonomía, no se entienda que es poner Policía Internacional en el puente Bío-Bío sino que es ir directamente a las cosas educacionales, que los niños mapuches tengan acceso a su idioma”.

Selección del Wallmapu

En la entrevista también habló de la idea de “hacer una especie de ‘Selección de Wallmapu’, como lo hacen en Andalucía, Cataluña, para no despertar sino mantener el sentimiento mapuche”, además agregó que le encantaría “antes de retirarme jugar un partido con la ‘Selección de Wallmapu’. Sería mi sueño”. Idea que le habría comentado a Gonzalo Fierro, “le gustó la idea, es un tema que hay que analizarlo con seriedad, hacer un catastro de los jugadores que tienen origen mapuche y que estén dispuestos”, finalizó.

Además se refirió a la situación de los adultos mayores en el país, señalando que “acá en Chile esconden a los abuelos. Tú sales a la calle y es pura gente joven. Es como si los abuelos no existieran. Vas al Mall y no ves abuelos (…) están reducidos a los paseos a la playa. Mi abuela va con la Caja de Compensación a la playa, todos escondidos, que no los vea nadie. Pasas a las 9 de la mañana por la Caja de Compensación y está lleno, esa es la única hora que los puedes ver”, aseguró.

Agregó que “en el sur eso no pasa. En el sur y en la cultura mapuche, la gente grande y la gente sabia es con la que yo me siento a tomarme mis vinos, con la que más converso, disfruto sus historias (…). Muchas veces voy con mis tíos más viejos porque me cago de la risa con ellos”.

A pesar de sus declaraciones dijo que no se sentía un líder de opinión, “yo no soy vocero de nadie, soy vocero de mí mismo, sí opinante en algunas cosas, pero no me siento con la capacidad de representar. No creo que represente a mucha gente. Si alguien se siente representado con lo que digo, espectacular. El que no, también me parece bien. No me siento el representante de los sin voz”, finalizó el volante de Colo-Colo.