miércoles, 21 de diciembre de 2011

Sanción a Suárez abre debate sobre tratos preferentes en Inglaterra

El uruguayo Luis Suárez fue castigado fuertemente por una presunta agresión racista. Los hinchas de Liverpool ardieron en rabia. Invasión de mensajes en las páginas web y en las redes sociales a favor del jugador.

Por Edward Piñón y Silvia Pérez


"Sin pruebas. Incomprensible. Injusta. Persecución. Estúpida. Corrupta". La sanción que la Football Association (FA) aplicó a Luis Suárez provocó la ira de los aficionados del Liverpool, quienes encontraron todo tipo de calificativos para cuestionar una determinación que se entiende se basó exclusivamente en las palabras del defensa francés Patrice Evra.

Después de dos meses de análisis, declaraciones y sin haber conseguido otra versión que respaldara los dichos del polémico Evra, la FA adoptó la drástica decisión de aplicar una multa económica de 62 mil dólares y una suspensión de ocho partidos para el uruguayo. A esta resolución se llegó bajo la presunción de que Suárez utilizó terminología insultante y racista en la discusión que mantuvo con el francés en el partido que Liverpool empató 1-1 con Manchester United en Anfield.

Los cuestionamientos hacia Suárez fueron incrementándose a partir de las críticas que el delantero comenzó a recibir por simulaciones de faltas y ampulosos gestos hacia los árbitros.

El panorama se complicó más después del propio incidente que Suárez protagonizó con el francés. La situación que acumuló voces en contra del salteño se dio en el partido contra Fulham, cuando Suárez respondió a los insultos de la hinchada rival mostrándole el dedo mayor.

Aunque la parcialidad de Liverpool, el técnico Kenny Dalglish y las autoridades de la entidad deportiva se pusieron de inmediato del lado del jugador uruguayo, el debate se instaló en Inglaterra.

Los castigos aplicados a las parcialidades que entonan cánticos racistas y el acento puesto por las autoridades gubernamentales en la tolerancia racial fueron puestos arriba de la mesa por quienes defendieron la tesitura de tomar una decisión ejemplarizante sobre Suárez.

Conocido el fallo, el primero en ofrecer su punto de vista fue Suárez. "Hoy es un día muy difícil y doloroso para mí y mi familia. Gracias por el apoyo y voy a seguir trabajando", escribió en su cuenta de Twitter.

El respaldo no demoró. Y la lluvia de críticas a la FA tampoco. Las páginas web y las redes sociales se inundaron de mensajes. "Es una broma pesada. ¡Ocho partidos! ¿Están locos en la FA?", se preguntó un hincha de Liverpool.

"Las palabras me fallan cuando se trata de la FA... Mientras, la FA y la Asociación de Futbolistas Profesiones unen fuerzas para limpiar el nombre de John Terry", escribió Paul vía Twitter.

"Hay más corrupción en la FA que en la FIFA. ¿Cómo pueden apoyar a los cabrones de John Terry y Wayne Rooney? ¿Doble discurso o qué?", se quejó por su parte Donna.

"¡Qué broma tan increíble!", ironizó Sam. "El trato preferencial que ha recibido Manchester United en los últimos diez o quince años es inaceptable", agregó.

"Sabíamos que esto iba a pasar. La FA es un cuerpo totalmente desacreditado. Todo lo que hace huele a incompetencia, arrogancia y estupidez. Es la palabra de un hombre contra la de otro. Desafortunadamente para Luis Suárez, Evra juega para Manchester United y por lo tanto la FA tuvo que hacer su trabajo", escribió Bob. "La FA es experta en temas de racismo. ¿Acaso cuando yo voy a Old Trafford y escucho cánticos agresivos y abusivos contra Liverpool van a actuar? ¡Por supuesto que no!", agregó.

"Broma, un completo chiste. Se supone que uno es inocente hasta que se pruebe lo contrario. ¿Y dónde están las malditas pruebas? Sancionaron a Suárez sin pistas ni evidencias", remarcó otro fanático de los "Reds".

"Me siento muy decepcionado, y dudo mucho de la imparcialidad de la FA", se quejó un internauta que firma como Munashe.

"Evra es una moneda falsa. Aquel día se vio que quería meter a Suárez en problemas. Se notaba aún antes de que se armara todo el lío. Sólo espero que pague por sus mentiras", indicó otro fanático.

Rabioso, dolido y sin terminar de comprender el fallo, un aficionado comentó: "en su declaración, el propio Evra dijo que no creía que Luis Suárez fuera racista y la FA, en sus primeros puntos, acepta que Luis Suárez no fue racista".

Liverpool está decepcionado por el fallo y apoyó al uruguayo

"Liverpool Football Club está muy sorprendido y decepcionado con la decisión (...) de encontrar a Luis Suárez culpable de los cargos", según un comunicado oficial emitido por el club, unos minutos después de conocida la resolución de la federación inglesa.

"Vamos a estudiar las razones detalladas de la Comisión una vez que estén disponibles, pero nos reservamos el derecho de apelación o cualquier otro recurso de acción que se crea conveniente con respecto a esta situación", indicó con referencia a la posibilidad de apelación que tiene como derecho Luis Suárez, no el club.

"Nos parece extraordinario que Luis pueda ser declarado culpable sólo por la palabra de Patrice Evra, cuando no hay nadie más en el terreno de juego -incluyendo a los propios compañeros de equipo de Evra y oficiales del partido- que pudiera escuchar la supuesta conversación entre los dos jugadores, debido al bullicio de la repleta Kop (cabecera en la que se aloja la "barra" de Liverpool) mientras se estaba por rematar un tiro de esquina".

"El club toma muy en serio la lucha contra toda forma de discriminación (...) pero es nuestra firme creencia, al haber repasado los hechos del caso, que Suárez no cometió ningún acto racista (...) Nada de lo que hemos oído en el transcurso de la audiencia ha cambiado nuestra opinión de que Luis Suárez es inocente y le proporcionaremos todo el apoyo", se afirma por parte de Liverpool.