domingo, 15 de mayo de 2011

Holanda y sus hinchas en las montañas de Colombia

Cuenta el periodista Jorge Enrique Botero que en épocas del Mundial Suráfrica 2010, la “naranja mecánica” contó con un especial interés en las selvas colombianas. En su nuevo libro, “La vida no es fácil, papi”, Botero cuenta la historia de Tanja Neimeijer, holandesa que ingresó a la guerrilla colombiana y cuya historia le ha dado la vuelta al mundo.


Tanja lleva el nombre de guerra de Alexandra, pero en la vida insurgente es mejor conocida como “Holanda”.

En el libro de Botero, presentado en la edición 24 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá, se reproducen testimonios de Neimeijer, de la que se supo públicamente en el 2007 cuando el Ejército encontró sus diarios en uno de los campamentos de la guerrilla.


Cuenta Tanja que en las épocas del Mundial “iba escuchando los partidos en la radio y por donde iba pasando conseguía más y más guerrilleros para la causa de Holanda. “¡Vamos ganando, Holanda!”, me gritaban los muchachos…"

El interés por Holanda fue creciendo a lo largo del torneo, hasta el momento cumbre de la final. Tanja no oculta que la derrota con España le causó decepción y tristeza. Pero lo cierto fue que su selección tuvo el seguimiento particular de unos cuantos hinchas de la Colombia insurgente.