martes, 24 de febrero de 2009

Equipos rebeldes: FC Sankt Pauli (Alemania)


Hamburgo es un importante puerto alemán sobre la desembocadura del río Elba en el mar del Norte, lo que la hace una ciudad obrera, cosmopolita y popular. Uno de sus distritos, el Sankt Pauli, es el sitio del desenfreno y la libertad. Hogar de miles de trabajadores, se caracteriza por tener una gran vida nocturna y ser albergue de jóvenes rebeldes, punks y okupas. El FC Sankt Pauli encarna todas las características de este particular lugar. Su emblema es el símbolo pirata, y en sus estatutos están consagrados como principios el antifascismo, el antirracismo, el antisexismo y la antihomofobia. Su hinchada se declara de izquierda, utiliza logos antifascistas y da la bienvenida a sus jugadores entonando “Las campanas del infierno”, tema de la banda AC/DC.

En 1977, el St. Pauli ganó la segunda división y logró el ascenso a primera. A pesar de su descenso a final de temporada, durante su paso por la primera división (la Bundesliga alemana), se convirtió en todo un símbolo social y cultural, dada la sintonía que generó con el apogeo del movimiento punk. El mal estado financiero del club le causó el retiro de su licencia y recayó a la tercera categoría. No obstante, los ideales socialistas y su identidad rebelde se aferraron con fuerza, y desde entonces su hinchada creció enormemente. Es común ver su estadio, el Millerntor, con sus pequeñas tribunas atestadas, en especial de mujeres, homosexuales e hinchas antifascistas, sectores donde más tiene simpatía. Se calcula que existen 200 clubes de seguidores en toda Europa.

Su filiación política le ha traído una gran rivalidad con otros equipos, en especial con el Hansa Rostock, debido al gran número de nazifascistas seguidores de ése club. El conflicto fue bastante fuerte durante la década de 1990. Así mismo, en años recientes se ha agudizado el hostigamiento con el rival de patio, el Hamburgo SV, que también cuenta con grupos de hinchas neonazis. En los juegos ante estos rivales suelen abundar la custodia policial y los enfrentamientos callejeros.


En las últimas dos décadas, los “piratas” han vivido una serie de altibajos en la que han regresado en varias oportunidades a la Bundesliga, hecho que también ha implicado exigencias económicas que han puesto al borde de la quiebra al club. Para afrontar la situación, se emprendieron iniciativas como la venta de camisetas alusivas al equipo: se vendieron 140.000 en tan sólo seis semanas. También se organizó, en el 2002, un partido amistoso contra el Bayern de Munich, en ése momento campeón intercontinental de clubes, al que venció 2 a 1. El anecdótico resultado le hizo ganar el apelativo de “vencedores del campeón mundial de clubes”.

El St. Pauli también ha sido activo en acciones benéficas y sociales. En el 2005, todo el club, el equipo y los hinchas iniciaron la campaña “Viva con agua de Sankt Pauli”, con la que se recaudó dinero con el fin de dotar de dispensadores de agua a cientos de escuelas en Cuba. Desde ése año, el equipo marrón suele organizar sus pretemporadas en la isla del Caribe.

Así mismo, cuando firmaron el contrato con la marca deportiva que provee sus uniformes, incluyeron una cláusula que reza que las prendas del St. Pauli no pueden ser elaboradas con mano de obra infantil.

Durante mediados de 2006, y como contrapeso a la Copa Mundial celebrada ése año en Alemania, el St. Pauli organizó la Copa Mundial FIFI, un torneo alternativo de selecciones nacionales no reconocidas por la FIFA como Groenlandia, Zanzíbar, Gibraltar, Tíbet y la República Turca del Norte de Chipre. El anfitrión participó con el nombre de “República de St. Pauli”.

En mayo de 2007, el equipo pirata ganó la tercera división, logrando así el ascenso a segunda categoría. El título fue logrado con un empate a dos goles ante el Dynamo Dresde. Al final del encuentro se produjeron enfrentamientos en el estadio y sus alrededores. Al anochecer, unas 35.000 personas se congregaron en el “barrio rojo” de Hamburgo para celebrar hasta altas horas de la madrugada el ascenso del equipo.

Hoy por hoy, el St. Pauli juega en la Bundesliga 2 o segunda división, donde ocupó la novena posición en la última temporada.