martes, 7 de octubre de 2008

Hinchas se negaron a firmar propuesta de protocolo para la convivencia en los estadios

Los voceros de las barras pidieron que se conformaran mesas locales, regionales y nacionales para sentar las bases de un acuerdo que permita hacer del fútbol un mejor espectáculo.

"No se contó con la mayoría de barras del país y se percibe un desconocimiento de las causas reales del fenómeno social", afirmaron sus representantes.

Integrantes de las barras de 14 ciudades estuvieron presentes en el llamado 'Primer encuentro nacional para la seguridad y la conviviencia en el fútbol colombiano', apoyado por los alcaldes de Bogotá, Medellín y Cali, junto con el vicepresidente Francisco Santos.

El borrador del Protocolo, conocido por El Tiempo, incluía, entre otras medidas, la restricción de ingresar a los estadios del país radios transistores a las tribunas populares, condicionar la presencia de menores de 7 años a un compromiso que deberían firmar sus padres y a al aprobación por parte de un Comité de Seguridad del uso de extintores, pólvora y elementos similares.

Aunque se trató de sentar un diálogo con los barristas, no se pudo lograr el acuerdo. "Mientras no se reconozca al barrismo como valor agregado al espectáculo del fútbol, no existirá un escenario propicio para el diálogo e interacción con las instituciones", dijo uno de los líderes de las barras que omitió su nombre en medio de la sesión final del encuentro al que también asistieron directivos, periodistas y otros personajes del espectáculo del fútbol.

Otros insistieron en que el error es pretender solucionar un problema que no es de ellos. "Debemos tener claro que la violencia no nos la inventamos nosotros y que no nos pueden obligar a solucionar un problema que no hemos creado", dijo Raúl Martínez, de 'Los del Sur', la barra más popular del Atlético Nacional.


Los representantes de barras propusieron la creación de mesas locales, regionales y nacionales para la formulación, construcción y socialización de la política pública del barrismo social y expresaron que solo si estas condiciones se cumplen se comprometerán con un trabajo serio.

Sin embargo, el secretario de Gobierno de Medellín, Jesús Ramírez, aseguró ayer que el evento no pretendía la firma de ningún protocolo, pues "sería apresurado hacerlo con el tiempo de socialización que se tuvo".

En todo caso, los barristas agradecieron la presencia de los alcaldes de las tres ciudades (Jorge Iván Ospina de Cali; Samuel Moreno de Bogotá; y el alcalde encargado de Medellín, Jorge Melguizo) al igual que al vicepresidente Santos.

Este último dijo el lunes pasado que era importante buscar mecanismos entre la Federación de Fútbol, la Dimayor, las alcaldías y la Policía de Carreteras para vigilar los traslados de los aficionados en las vías del país.

En todo caso, algunos de los líderes de las barras insistieron en su compromiso de seguir apostándole a una cultura de paz en el fútbol. "El problema no es de las camisetas, es de la juventud", aseguró Andrés Freidel, miembro de la 'Rexixtenxia Norte', del Independiente Medellín.

Voceros de la Alcaldía de la capital antioqueña insisitieron en que pese a que no se firmó el Protocolo para evitar la violencia en el fútbol, el espacio sirvió para analizar las causas de los enfrentamientos entre las barras y para dejar abierto el espacio a nuevas discusiones.

Tomado de El Tiempo