jueves, 6 de noviembre de 2014

“Somos africanos, no un virus”

Kamara, futbolista de Sierra Leona, es investigado por la Liga griega por mostrar un lema contra la discriminación a los jugadores de países afectados por el ébola


Por Damien Lemaitre
El País

La Liga griega de fútbol ha citado a declarar el próximo jueves al futbolista John Kamara, internacional sierraleonés que milita en el Lamia, de Segunda División, por haber exhibido una camiseta reivindicativa durante un partido de su competición. La citación disciplinaria estaba prevista este jueves, pero la autoridad helénica ha decidido aplazar su comparecencia, según informó hoy en un comunicado. El mediocentro deberá testificar como acusado de haber infringido el reglamento antirracismo, según indicó la Liga griega el pasado viernes en un comunicado recogido por la agencia AFP. Kamara mostró en su ropa el siguiente lema: "Somos africanos occidentales. No somos un virus".

En alusión al brote de ébola que azota su país, Kamara, de 26 años, protestó el pasado 27 de octubre tras acabar el encuentro ante el Larisa, que ganó su equipo (1-0), y quiso celebrar la victoria ante 3.000 hinchas con ese gesto. En su camiseta se ven también las banderas de otros dos países afectados por la epidemia, Liberia y Guinea. Es muy probable que el jugador no acuda en persona a la citación ante el Tribunal Disciplinario del organismo helénico en Atenas sino que vaya su abogado para defenderle.

El jugador de Sierra Leona se considera víctima de la discriminación que denunció en aquel partido durante el pasado mes de octubre. En una entrevista a la cadena inglesa BBC, Kamara se quejó de haber recibido un correo electrónico de su equipo que le pedía que se quedara en África "de 15 a 21 días", tras disputar un partido con su selección en Yaundé contra Camerún, y que no volviera a entrenarse en Grecia durante este intervalo de tiempo, respetando un periodo de "descanso".

El Lamia, que justificó su decisión en las recomendaciones del Ministerio de Salud griego, relativizó posteriormente la información, insistiendo en que el periodo de descanso que le había sugerido a Kamara fue mucho menor.

Contactado por este periódico, Kamara se mostró remiso a dar explicaciones. "Hablaré mañana [por este jueves] una vez se haya celebrado la citación disciplinaria", dijo por teléfono. Sin embargo, el jugador relató a la BBC que no había visitado su país desde hace un año. "La última vez que estuve en Sierra Leona fue por un partido de clasificación para la Copa del Mundo de Brasil contra Túnez y Cabo Verde", explicó.

"Cuando estuvimos en Camerún, nos tomaron la temperatura cada mañana y cada tarde. Le dije al club que estoy dispuesto a someterme a cualquier tipo de atención médica, siempre que se me respete, pero no tengo el virus del ébola", prosiguió el mediocampista. El jugador añadió entonces que reconsideraría su futuro con el club. "No puedo decir nada en este momento porque tengo que pensar en muchas cosas, hablar con mi familia y mi agente antes de tomar una decisión".

Como consecuencia del miedo al ébola, Marruecos está intentando aplazar la celebración de la Copa de África, prevista en su país del 17 de enero y el 8 de febrero. La Confederación Africana de fútbol (CAF) se niega al aplazamiento y ha instado a Rabat a que decida, definitivamente, si va o no organizar el torneo en esas fechas.

El caso de Kamara no es el único en el que las federaciones de fútbol presionan o sancionan a los jugadores por exhibir sus pensamientos a través de las camisetas. En enero de 2009, la federación española multó con 3.000 euros al delantero maliense Kanouté, entonces en el Sevilla, por su apoyo a Palestina. Y en febrero de 2014, Jona, delantero hispano-hondureño de 24 años del Jaén, fue multado por el Comité de Competición con 2.000 euros por haber mostrado en su camiseta interior un mensaje de apoyo a los niños con cáncer: "Ánimo pequeñines", decía la leyenda, rematada por el hashtag Día Mundial contra el Cáncer Infantil.

La norma 4 de las reglas de la FIFA dice: "Los jugadores no deberán mostrar al público ropa interior con lemas o publicidad (...). El organizador sancionará a aquellos jugadores que levanten su camiseta para mostrar lemas o publicidad".