martes, 14 de octubre de 2014

Serbia-Albania, suspendido tras incidentes por bandera

Un dron sobrevolaba la cancha con la bandera de la "Gran Albania". Un jugador serbio la bajó y se desencadenó una fuerte pelea entre miembros de las dos selecciones.


El serbio Stefan Mitrovic descolgó la provocadora bandera

El partido entre Serbia y Albania por la eliminatoria para la Eurocopa 2016 fue suspendido debido a un enfrentamiento entre los jugadores, el lanzamiento de bengalas y un intento de invasión del campo por parte de los aficionados locales.

Toda este serie de incidentes se desencadenaron tras la irrupción de un avión no tripulado con una bandera de la denominada "Gran Albania".

El juego quedó interrumpido en el minuto 41 del primer tiempo por decisión del árbitro inglés Martin Atkinson y los jugadores se retiraron a los vestuarios, a la espera de la continuación del encuentro.

La interrupción se produjo cuando un dron comenzó a sobrevolar el estadio del Partizán con una bandera de la "Gran Albania", lo que provocó la indignación de los espectadores.

El jugador serbio Stefan Mitrovic retiró la bandera e intentaba bajar el aparato, pero fue empujado por varios jugadores albaneses, lo que causó una pelea sobre el campo que tuvo que ser dispersada. El árbitro tuvo que interrumpir el partido y, posteriormente, lo suspendió.



El conflicto

Este juego estaba considerado de máximo riesgo debido a la enemistad entre las dos aficiones y la tensión política entre los dos países por el conflicto de Kosovo, una antigua provincia serbia poblada mayoritariamente por albaneses étnicos que se independizó unilateralmente en el 2008.

Debido a esta tensión, se decidió que el partido se jugase sin hinchas albaneses en la grada, por recomendación de la UEFA. Sin embargo, los medios serbios reportaron que un grupo de aficionados de Kosovo se trasladó a Belgrado.

La Policía ha aumentado su presencia en varios puntos de la ciudad, especialmente en torno al estadio, donde se formaron tres círculos de seguridad y un riguroso control de los espectadores.

Con información de EFE