lunes, 6 de octubre de 2014

Las futbolistas más importantes del mundo denuncian a la FIFA

Piden que el Mundial de Canadá se juegue en césped natural y no en sintético, como está previsto


Por Wanderers

La FIFA ha sido denunciada por las mejores futbolistas del mundo. El órgano de gobierno del fútbol mundial y la Canadian Soccer Association (CSA) han decidido que el Mundial de fútbol femenino que se jugará en Canadá en 2015, se disputará en campos de hierba artificial.

Hampton Dellinger, el abogado que representa a las jugadoras, ha declarado que esta decisión viola las leyes canadienses sobre la discriminación de género, ya que los mundiales masculinos de fútbol, que tuvieron lugar en Brasil, fueron disputados en hierba natural, terreno sobre el cual es menos probable lesionarse y donde se juega diversamente.

La denuncia ha sido tramitada en el Tribunal de Toronto, en Ontario, donde se ocupan de los temas sobre los derechos humanos. La denuncia se basa en la sección 1 del Código de los Derechos Humanos de Ontario, que dice: “todas las personas tienen derecho a recibir un tratamiento igual respeto a los servicios, bienes e infraestructuras, sin discriminación”.

Jugar en campos de hierba artificial es una violación del Código por tres razones:

-Cambia el modo de juego del partido.
-Aumenta el riesgo de lesiones.
-Se impone jugar en una superficie de "segunda categoria".

Son alrededor de unas cuarenta jugadoras las que han interpuesto la denuncia a la FIFA, representan a diez países y entre ellas se encuentran la americana Abby Wambach y la alemana Nadine Angerer, esta última “mejor jugdora mundial del año FIFA” en 2012 y 2013.

Tatjana Haenni, reponsable de la FIFA para las competiciones femeninas, ha declarado que no hay ninguna intención de cambiar su posición: “Jugaremos sobre hierba artificial, y no hay ningún plan B”.

Abby Wambach, la jugadora más importante de la selección americana, ha declarado: “Debemos combatir esta batalla por este mundial y por los que vendrán en el futuro. Debemos asegurarnos que la FIFA entienda que así no está bien. Ellos lo saben. No decidirían nunca una cosa así para los hombres”.

El Mundial de fútbol es una ocasión prácticamente única para el fútbol femenino, que exceptuando los Estados Unidos, es seguido por un público muy reducido.