viernes, 20 de abril de 2012

Miles de aficionados despidieron a Piermario Morosini

Miles de fanáticos abarrotaron las calles de Bérgamo para el funeral de Piermario Morosini, el futbolista italiano que murió por un ataque cardiaco durante un partido el fin de semana pasado.

El ataúd de Piermario Morosini estuvo cubierto por sus camisetas del Livorno y del Atalanta, adornado con coronas de flores. También por varias bufandas de otros equipos de fútbol, al lado de guayos y balones.

"Piermario realmente está en nuestros corazones", dijo el sacerdote Luciano Menenti al comienzo del funeral.

Morosini, un volante de 25 años que jugaba con el Livorno tras ser cedido a préstamo por Udinese, comenzó su carrera en las divisiones inferiores de Atalanta. Todo el plantel del Atalanta estuvo presente, al igual que jugadores de Udinese y varios excompañeros suyos, como Sulley Muntari.

También acudieron representantes de otros equipos y de la liga italiana, incluyendo al presidente de la federación italiana, Giancarlo Abete, y el técnico de la selección nacional, Cesare Prandelli.

Con información de Starmedia