jueves, 12 de abril de 2012

Evo Morales jugará fútbol en Cartagena

El presidente boliviano incluyó en su comitiva a tres exfutbolistas.

Por Diego Alarcón Rozo
El Espectador


Si Evo Morales tuviera que decidir entre el fútbol y la política, quizá el balón rodara un poco más lejos en sus intenciones. El mandatario de Bolivia ama el fútbol desde su infancia, en la que corría sobre los campos verdes de la región de Oruro, persiguiendo la pelota, mucho antes de ser presidente.


En 2008, jugó en el estadio Hernando Siles de La Paz un partido con sus amigos, entre quienes se encontraba Diego Armando Maradona, para demostrarle a la Fifa, ante una tentativa de prohibir la competencia en ciudades con alturas superiores a los 2.750 metros, que allá también se podía correr saludablemente. En octubre de 2010, la gente también lo vio jugando –siempre con el 10 en la espalda- esta vez en un partido entre la presidencia y la alcaldía de La Paz, dos bandos política e ideológicamente opuestos. Morales no aguantó la tensión del juego y en una disputa de balón le propinó un rodillazo flagrante a uno de sus rivales. El árbitro le mostró la roja porque en la cancha no hay cargos y sí hay reglas.

Así es Evo Morales, un presidente que desde que la Cumbre de las Américas se organizaba, expresaba su intención de jugar al menos un partido, esta vez en Cartagena, al nivel del mar. Al presidente le concedieron el deseo y el viernes a las 5:00 p.m. saltará a la cancha de la Base Naval para darle patadas a la pelota con sus amigos, después de clausurar los foros sociales de la reunión al lado de los cancilleres del hemisferio.

Por supuesto la expectativa es mucho menos tensa que la de aquel juego contra la Alcaldía de La Paz. A él se enfrentarán amistosamente una selección Colombia conformada por exjugadores, periodistas y miembros del gobierno. Estarán Faustino Asprilla, Harold Lozano, Mauricio 'Chicho' Serna; también el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry y Luis Carlos Vélez, director de Caracol Noticias, entre otros.

Con una u otra falla, el equipo colombiano luce fuerte sobre el papel. Pero a Morales no le gusta perder y trae consigo a tres estrellas que conformaron la selección boliviana que disputo el mundial de Estados Unidos '94: Vladmir Soria, Miguel Ángel Rimba y Carlos Borja. El presidente habría querido traer a Cartagena a Marco Antonio ‘El Diablo’ Etcheverry (un volante virtuoso), pero no fue posible: no se encontraba en Bolivía durante los días previos a la Cumbre.

Todavía no se ha definido quién estará a cargo del arbitraje aunque el vaticinio es de buen comportamiento. Evo Morales viene a participar del encuentro político más grande del hemisferio, también viene a ganar.