lunes, 29 de noviembre de 2010

Llega la hora cero para huelga de futbolistas en Italia

El Calcio caería en una nueva crisis esta semana si el sindicato de futbolistas detiene el campeonato por contratos y si Antonio Cassano se queda sin club.

El sindicato, enfrentado con la Serie A por un nuevo contrato colectivo que disminuye los derechos básicos de los jugadores, pospuso una huelga en septiembre para permitir más conversaciones pero el plazo del martes (30 de noviembre) para llegar a un acuerdo está cerca de vencer.

Las demandas de la Serie A sobre marginar o forzar la venta de jugadores no deseados ha hecho enojar tanto al sindicato que las fechas de la nueva huelga se anunciarán a menos que se llegue a un acuerdo.

'Ellos tienen una postura que es totalmente inaceptable', dijo a Reuters el jefe del sindicato, Sergio Campana. 'Un club no puede obligar a un jugador a irse si el jugador está bajo contrato y no quiere ser transferido. Un jugador tiene el derecho a entrenar con el primer equipo', agregó.

El Comité Olímpico Italiano ha llamado a una audiencia en la Corte Suprema para el miércoles, pero con el sindicato diciendo que se podría llamar a huelga luego del martes, esta medida podría llegar demasiado tarde.

'Creo que debemos respetar los tiempos de la Corte Suprema, que tiene un rol fundamental en hallar una solución y debe tener permitido realizar su juicio serenamente', dijo el jefe de la federación italiana, Giancarlo Abete, a periodistas.

El argumento del sindicato sobre que los jugadores sean marginados se basa en tres casos ocurridos esta temporada. El delantero de la Sampdoria Cassano ha estado suspendido por el club durante el último mes por insultar al presidente Riccardo Garrone.

La audiencia de arbitraje del viernes, que podría no tomar una decisión final, evaluará si la postura de la Samp es legal y si Cassano violó su contrato por lo que ahora es un jugador independiente.

Cassano se disculpó y quiere quedarse pero si su contrato es anulado podría haber una disputa de clubes por ficharlo, aunque su comportamiento podría disuadir a los interesados.

El arquero italiano Federico Marchetti está esperando una nueva audiencia de arbitraje por una disputa similar con el Cagliari mientras que Fabio Grosso fue dejado fuera del plantel de la Juventus sólo para volver a ser convocado recientemente, fortaleciendo el caso del sindicato.

Reuters