sábado, 6 de noviembre de 2010

El balón: convicción y misterio


Por Kaloian Santos Cabrera

He llegado a la conclusión de que hay un sueño que une a la mayoría de los pibes argentinos: ser jugador de fútbol, integrar la Selección Nacional y levantar la copa del mundo. ¿Por qué es tan importante? Las respuestas las he ido encontrando en este tiempo, en la inmensidad de este país, e intentado fotografiarlas. Mas, tras leer una entrevista hecha hace unos meses a Fernando Signorini, preparador físico del equipo argentino que fue al Mundial de Sudáfrica 2010, encontré reflexiones imprescindibles para mi historia. Los dejo con dos de las respuestas, las instantáneas y comparto el link a la entrevista completa.

-¿Cree que la amistad entre jugadores hace más competitivos a los equipos?

-En la preparación física yo hablo de la fuerza de las convicciones. Cuando a los barbudos cubanos los hicieron pedazos y quedaron doce dando vueltas por la selva, Castro pronunció la famosa frase: “Ahora sí estoy seguro de que cumpliré con la revolución…”. Castro no les dijo: “Bueno muchachos ahora vamos a un gimnasio, vamos a usar esta máquina isocinética, vamos a hacer pesas porque tenemos que derrocar a Batista”. ¡No tenían ni fusiles! Si fuera un problema de músculo Schwarzenegger sería el mejor jugador del mundo y Schwarzenegger no puede jugar a la pelota ni con la mano!”. Se habla de desarrollar la velocidad y cuando contrataron a Ben Johnson para jugar al fútbol en Canadá lo echaron a los dos meses porque llegaba siempre último. El fútbol como todo juego es misterioso, y jugarlo bien es muy difícil. No cualquiera está capacitado. La moda de Cristiano está bien, pero él no juega bien porque tenga músculos. Creo que lo han confundido. Le han dicho que cuanta más crema se ponga y más abdominales haga mejor jugará. ¡Mentira! Cristiano juega bien porque el fútbol es misterioso. ¿Por qué juega bien Messi? ¿Porqué Newell’s lo vendió por 700 euros y ahora vale 250 millones?

-Un fisioterapeuta que los trató a los dos dijo que Maradona era elástico y flexible y que Messi tiene una musculatura rígida. ¿Cómo lo explica?

-Porque para eso hay una palabra que muchos no se animan a pronunciar porque no se sienten seguros ante lo desconocido. Y es eso. Es un misterio. ¿Cuándo se va a dilucidar? No lo sé. Por ahora es un misterio. ¿Por qué salen tantos talentos naturales debajo de cuatro chapas y cuatro cartones? Primero no los ayuda nadie. Y cuando trascienden todo el mundo les exige: que hablen bien, que no se coman las eses, que sean políticamente correctos, que no hablen en contra del dogma ni religioso, ni social, ni político, y sobre todo, que no hagan trastabillar el privilegio de los privilegiados del sistema. Es todo un asco. Y de eso me gusta hablar con los jugadores. Porque ellos son un símbolo para muchos millones de chicos desprovistos de información que no creen en la clase política. ¿Por qué no van a creer en estos nuevos profetas que no tienen una cruz ni un libro sagrado pero tienen una pelota? Si la pelota sirve para abrir la mente de los chicos y que sepan las verdades desde el principio, bienvenidos sean.