lunes, 14 de septiembre de 2009

Amistades del fútbol: Argentinos Jrs. - Chacarita Jrs. (Argentina)

No todo entre hinchadas es rivalidad y violencia. Hay muchas historias de barras, hinchadas y equipos hermanados entre sí. Daremos un repaso a algunas de las más históricas amistades. Empezaremos por la de los clubes bonaerenses Argentinos y Chacarita:

ARGENTINOS JUNIORS
CHACARITA JUNIORS


Las hinchadas de Argentinos y Chaca son íntimas desde hace más de cuartenta años, cuando los Funebreros precisaban gente para una murga y los del Bicho les dieron una mano.

El primer factor común entre Argentinos y Chacarita no fue el fútbol. Ni siquiera una pasión popular. Fue una ideología. Un grupo de seguidores de Pietr Propotkin, ideólogo ruso del anarquismo, fundó un club en La Paternal el 15 de agosto de 1905. En un principio, el nombre pensado era "Mártires de Chicago" (en alusión a varios militantes anarquistas que impulsaron, en 1886, huelgas en favor de la jornada laboral de ocho horas y que terminaron ahorcados), pero al final le pusieron Argentinos Juniors. El color de la camiseta, rojo, también fue todo un símbolo: era (y es), el color que identifica al socialismo.

Chacarita, mientras tanto, se fundó, el 1º de mayo de 1906 (el Día de los Trabajadores), por afiliados de un Comité Socialista, en Alvarez Thomas y Teodoro García, en su mayoría empleados del cementerio. La primera camiseta del Funebrero era roja, por el socialismo, y negra, por los colores fúnebres. Pero a instancias del cura párroco del barrio tuvieron que agregarle la franja blanca, como signo de la pureza dentro de tantas ideas renovadoras para la época.

Hasta que en 1953 los unió la cultura popular: una murga. Las hinchadas se conocían porque paraban en los mismos lugares. "Eramos amigos de barrio. Me acuerdo del Pelado Tafuri, del Cacerola, del Oreja... Siempre andábamos juntos", comenta hoy Alberto Fernández, alias el Pájaro, capo de la barra del Bicho en esos tiempos. Fue entonces cuando los Amantes al Engrudo, la murga del Pelado Tafuri, tenía que ir al corso de la Avenida San Martín y le faltaba gente.

La hinchada de Argentinos le dio una mano y allí empezó todo. "Cuando Argentinos jugaba en la B (en el 53), los sábados íbamos todos a ver al Bicho y los domingos a ver a Chaca en Primera. Eramos inseparables", dice el Pájaro. "El domingo fui a la cancha de Chacarita y había tres pibes con la remera de Argentinos. Me paré y les dije: ¿Qué hacen acá, si nosotros ya jugamos el viernes?. Es que somos como hermanos, me contestaron". Las palabras de Chiche Sosa lo confirman: la historia no ha cambiado en los '90.

Diario Olé