lunes, 6 de julio de 2009

Cuando el obrero venció al oligarca

Chacarita Juniors campeón 1969


El 6 de julio de 1969, el equipo fundado por obreros un primero de mayo, sin grandes figuras pero con un arraigado sentido colectivo, ganó contra todos los pronósticos el campeonato argentino.

Desde San Martín surgió el gran equipo que en silencio, con humildad, con el fútbol bien jugado como premisa y la idea de grupo siempre sobre las individualidades, se convirtió en grata sorpresa y puso su nombre en lo más alto, en épocas en que no era nada común eso de ver a los humildes destronando a los más grandes.

Tal como lo había hecho Estudiantes de La Plata dos años antes, en el Metropolitano de 1969 Chacarita demostró una vez más que los chicos también podían triunfar. Que en el fútbol, al fin de cuentas, cualquiera le puede ganar a cualquiera. Incluso el más humilde a los más ricos.

La sorpresa fue grande en aquel contexto del fútbol argentino de la década de 1960. El equipo funebrero, era uno de los equipos con menos posibilidades de título, entre los que actuaban en Primera División.

Y con el paso del tiempo quedó demostrado que ese título histórico no fue una mera cuestión fortuita del destino o una hazaña aislada, porque aquella base del campeón peleó hasta el final los torneos en las dos temporadas siguientes y sorprendió al mundo en el torneo Joan Gamper de 1971. Derrotó 2-0 al Bayern de Beckembauer, Breitner y Muller, y perdió en la final con el local, el FC Barcelona.

El entrenador Argentino Geronazzo fue quien comenzó a darle forma a ese campeón. Maestro de la táctica, luego de su llegada al club en 1968 metió mano en el equipo, le cambió la posición a varios jugadores que luego resultaron clave y se animó a dejar volar a sus talentos.

Federico Pizarro reemplazó a Geronazzo en la dirección técnica y tuvo la gran virtud de mantener el esquema y las formas en que jugaba el equipo. Así, sin estrellas rutilantes pero con un notable sentido colectivo, Chacarita comenzó a sumar y sumar, y terminó compartiendo la punta de su grupo con Boca Juniors.

Por entonces el certamen se dividía en dos grupos de 11 equipos cada uno, de los cuales surgían cuatro semifinalistas. Como los xeneizes tenían mejor diferencia de gol, Chacarita se tuvo que cruzar con el primero de la otra zona, Racing Club, que llegó al duelo como gran candidato.

Antes de ese partido, por una diferencia con los dirigentes, Pizarro dejó su cargo y fue reemplazado por Víctor Rodríguez. A tres minutos del final, Recúpero marcó el único tanto del encuentro, que le daba a Chacarita el histórico pase a la final.

Por el otro lado llegó River Plate, y en aquel partido decisivo, Chaca viviría el día más feliz de su vida como institución, al ganarle 4 a 1 a los "millonarios", tradicional equipo de la élite argentina. Fue una goleada impresionante, una muestra de superioridad total del chico sobre el grande, del humilde sobre el poderoso, del obrero sobre el oligarca.

Con armas como la solidaridad y el concepto de equipo como premisa, Chacarita llegaba a la cima del fútbol argentino y le ponía a su escudo la única estrella que ha llevado hasta el día de hoy.

Los números del campeón:

Jugó 24 partidos. Ganó 15, empató 4 y perdió 5. Convirtió 38 goles y recibió 27. El máximo anotador fue Ángel Marcos, con 9 tantos, seguido por Orife, con 8.

El partido del título:

Jugado en Buenos Aires el 6 de julio de 1969. Resultado final: Chacarita Juniors 4 - River Plate 1.

Chacarita: Petrocelli; Jorge Gómez, Abel Pérez, Bargas, Frassoldati; Recúpero, Punturero; Poncio, Marcos, Orife y Neumann.

River: Carballo; Ferreiro, Miguel López, Guzmán, Vieytez; Dreyer, Recio, Gutiérrez; Trebucq, Daniel Onega y Más.

Estadio: Juan Domingo Perón, de Racing Club; Árbitro: Roberto Barreiro; Expulsado: 30' PT. Dreyer; Goles: 12' PT. Neumann; 18' PT. Trebucq; 37' PT. Neumann; 2' ST. Marcos; y 11' ST. Frassoldati.