lunes, 19 de enero de 2015

Plus500: un patrocinio manchado de sangre

Iniciativa de rechazo al nuevo sponsor del Atlético de Madrid: #AtletiJuegoLimpio


Por Campaña BDS

Lanzamos una campaña de envío de correos para expresar nuestra preocupación ante el contrato de patrocinio al club Atlético de Madrid por parte de la empresa israelí Plus500, que representa y fomenta, según sus propios fundadores, los intereses económicos del Estado de Israel, un Estado que mantiene desde hace más de setenta años una ocupación militar sobre territorios palestinos y que perpetúa continuas violaciones de Derechos Humanos contra el pueblo palestino.

Una muestra de ello son los ataques sobre la Franja de Gaza, teniendo como último ejemplo la matanza de más de 2.300 personas en julio y agosto de 2014; así como el derribo de casas, la persecución, los presos políticos, el expolio de recursos, el bloqueo, la negación del derecho al retorno… y un largo etcétera de violaciones de Derechos Humanos que condenan al pueblo palestino a vivir bajo un régimen de apartheid.

El mundo del deporte palestino no es ajeno a esta situación. Los y las deportistas palestinas ven restringida de forma rutinaria y sistemática todas sus libertades fundamentales. Durante la Copa Asiática que se está disputando ahora en Australia, Israel ha prohibido viajar al jugador de la selección palestina Sameh Marabah, una “decisión contraria a todas las convenciones y leyes internacionales, especialmente los reglamentos del Comité Olímpico Internacional y de la FIFA que garantizan la libertad de movimiento de todos los jugadores”, según declaró la Federación de Fútbol de Palestina.

Asimismo, las instalaciones futbolísticas y deportivas palestinas han sido el blanco de ataques militares israelíes, incluyendo la sede del Comité Nacional Paralímpico y el Estadio Nacional de Gaza en 2012. Según la FIFA, “el 70% de las infraestructuras deportivas de Gaza quedaron destruidas” durante los ataques del verano de 2014. El último episodio, que sienta otro peligroso precedente, fue la redada que soldados israelíes armados hicieron en las oficinas centrales de la Federación de Fútbol de Palestina en Ramallah. Los patios escolares, parques infantiles y lugares de recreo tampoco se han librado de esta violencia, como demuestra el bombardeo de cuatros niños palestinos de la familia Baker que jugaban al fútbol en una playa de Gaza , frente al hotel que albergaba a mucha de la prensa extranjera.

Aparte de los bombardeos, deportistas profesionales y aficionados han sido atacados por las autoridades militares israelíes teniendo como resultado su muerte o secuelas graves que les han impedido volver a practicar deporte. El 31 de enero de 2014 Jawhar y Adam, dos jóvenes palestinos de 19 y 17 años, estaban regresando a su casa después de un entrenamiento de fútbol en el estadio Faisal al-Husseini cuando fueron disparados por fuerzas israelíes al aproximarse a un checkpoint. Ambos recibieron disparos en el pie, lo que les ha impedido volver a jugar al fútbol. También en mayo de 2014 Nadeem Nowarrah, un palestino de 17 años aficionado al baloncesto, recibió cinco disparos, uno directamente en el corazón, cuando participaba en una manifestación en Ramallah.

Deportistas y futbolistas de Palestina también han sufrido los arrestos injustificados. Uno de los casos más conocidos es el del integrante de la selección nacional palestina Mahmoud Sarsak, que estuvo detenido durante tres años sin cargos ni juicio tras ser detenido cuando se dirigía desde Gaza a su nuevo equipo Balata Youth, en Cisjordania. Tras 101 días de huelga de hambre, por la que casi pierde la vida, y una gran protesta internacional con el apoyo de importantes figuras como Eric Cantona, Frédéric Kanouté, Abou Diaby y Lilian Thuram, consiguió que las autoridades israelíes le liberaran.

Ante este tipo de ataques, personalidades del deporte, profesionales y aficiones han levantado su voz. Las declaraciones de Michel Platini, presidente de la UEFA, en diciembre de 2010 ilustran este compromiso al afirmar que “Israel tiene que escoger entre permitir que el deporte palestino se desarrolle y florezca o enfrentarse a las consecuencias de su comportamiento actual“.

En Junio de 2011, 42 clubes de fútbol palestinos exhortaron a Platini a reconsiderar la decisión de celebrar el campeonato masculino de fútbol Sub 21 en Israel. Este llamamiento fue respaldado por seguidores del fútbol, profesionales y defensores de los derechos humanos con acciones como una petición en la red con más de 13.000 firmas, una declaración firmada por 50 estrellas europeas del fútbol o la carta de la exministra francesa de deportes Marie-George Buffet.

En septiembre de 2014, la UEFA rechazó la candidatura israelí para albergar partidos de la Eurocopa de fútbol de 2020 tras una campaña internacional en la que participaron equipos y ONG palestinas así como activistas europeos que alegaban que aceptar la candidatura equivaldría a “recompensar” a Israel por su masacre de más de 2.300 personas palestinas, incluyendo más de 500 niñas y niños, durante su reciente ataque de 52 días.

Estas campañas, enmarcadas dentro del movimiento global, no violento y antirracista de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) que la sociedad civil palestina lanzó en 2005, se inspiran en el movimiento antiapartheid en Sudáfrica en cuya victoria el boicot deportivo jugó un papel decisivo.

Este acuerdo de financiación llega en un contexto en el que el Club Atlético de Madrid está tristemente en portada por hechos que nada tienen que ver con la visión y los valores del juego limpio. Pilares como la deportividad y el antirracismo son los que constituyen las bases del fútbol en el que creemos tanto aficionados como profesionales. En estos valores no cabe la Ocupación ni el Apartheid israelí.

Entendemos que una empresa que se identifica con los intereses del Estado de Israel aparezca en la camiseta de los jugadores del equipo sirve para normalizar la imagen de un régimen cuyo comportamiento es contrario a los valores del juego limpio y el deporte. Por ello, solicitamos que el Atlético de Madrid se mantenga al lado del juego limpio y anule el acuerdo con la empresa Plus500.

*Firma la petición en este enlace: https://oiga.me/es/campaigns/atleti-juego-limpio-di-no-al-patrocinio-de-la-empresa-israeli-plus500