viernes, 31 de enero de 2014

Racing de Santander protestó unido

Con gran dignidad, el equipo se abstuvo de jugar la Copa del Rey tras cuatro meses sin pago. Jugadores, cuerpo técnico e hinchada piden la renuncia de la directiva.


El Racing de Santander debía disputar este jueves el duelo de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey ante la Real Sociedad.

Sin embargo, una vez iniciado el compromiso, sus futbolistas se unieron abrazados junto al círculo central, dejando en claro su intención de no jugar. El gesto fue respaldado por el cuerpo técnico e hinchas, y fue aplaudido por amplios sectores del mundo futbolero.

Hace tres días, el plantel había comunicado su decisión irrevocable de no jugar el partido si el Consejo de Administración del club, encabezado por su presidente Ángel Lavín, no dimitía.

“Teníamos que tomar esta decisión. Santander está con nosotros. Racing son los jugadores y la afición”, señaló el capitán Mario Fernández.

El árbitro dio por suspendido el encuentro cuando el balón salió del campo de juego y nadie del Racing acudió a sacar.

Racing de Santander descendió de la primera división en el 2011. La temporada siguiente bajó a Segunda B (tercera categoría española), lo que desató una crisis institucional.

El plantel no puede costear sus traslados y lleva cuatro meses sin recibir salarios, por lo que exige la salida del actual presidente del club, señalado por malos manejos administrativos.