martes, 14 de enero de 2014

"El fútbol se lo han quitado a la gente y se lo han dado al negocio"

El entrenador argentino Ángel Cappa denuncia que se está jugando con el sentimiento de la gente "al poner las entradas a 150 euros". "Se llama especulación cuando se echa a un entrenador a los cinco partidos", dice. "El negocio está haciendo con el fútbol lo mismo que con el resto de los trabajadores", explica.


Por Diego Barcala
El Diario

El mundo del fútbol profesional, entendido por afición, jugadores y entrenadores, está viviendo en riguroso silencio la investigación de la Unión Europea que puede destapar lo que ya todo el mundo sabe, que el fútbol español es un negocio hinchado por la permisividad de los poderes públicos. Sólo los directivos y propietarios de liga y clubes están defendiendo el sistema que tan buenas plusvalías y tantos millones ha movido en contratos televisivos, de fichajes y urbanísticos en las últimas décadas. "Esto es una persecución", advirtió Florentino Pérez, presidente del Real Madrid CF. "Como los clubes españoles ganan muchos títulos, vienen por ellos", añadió el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas. "Les defenderemos porque son marca España", zanjó el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

En mitad del silencio, una voz autorizada, emerge para debatir. El entrenador Ángel Cappa (Bahía Blanca, Argentina, 1946) ex del Real Madrid CF, FC Barcelona (como ayudante de César Luis Menotti), CD Tenerife y UD Las Palmas, citando su carrera en España, vive en Madrid atónito ante la revolución neoliberal. "Me acabo de levantar del suelo al escuchar la subida de la luz. ¿Pero qué quieren que haga la gente?", responde nada más descolgar el teléfono.

Tiene una dilatada trayectoria internacional ¿Es excepcional lo que ocurre en España con el apoyo público a los clubes?

He pasado por Argentina, México, Perú incluso Sudáfrica y quizá no haya visto publicidad institucional en las camisetas pero sí apoyo de los poderes públicos o al menos, una mirada amable con los clubes. En Argentina, de hecho, los clubes le deben dinero a medio mundo, incluidos a los profesionales, y siguen fichando jugadores y funcionando con una actividad normal. Deberían estar cerrados con esas deudas y desaparecer.

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

Desde hace mucho tiempo el fútbol se lo han quitado a la gente y se lo han dado al negocio. El capitalismo se ha apoderado del fútbol y le ha impuesto sus valores. A la gente se la ha echado de los estadios con precios de entradas prohibitivos y con el pago en la televisión. Ahora el fútbol, que nació en los barrios porque es el deporte más barato que existe, se ha convertido en un juego, ya no un deporte, de élites que para la gente sigue siendo su pasión, su sentimiento. Todavía hay quien llora cuando su equipo pierde.

Dice el chef David Muñoz, del restaurante Diverxo, que vale lo mismo cenar en su restaurante estrella Michelin que ir a ver el fútbol. ¿Se ha convertido el fútbol en ocio elitista?

Están jugando con el sentimiento de la gente cuando viene el Barcelona a un campo y ponen la entrada a 150 euros. La gente no va a comer pero va a ir al estadio a ver a su equipo jugar contra el Barcelona. Lo estamos viendo también con el mundo de la cultura y con todo. Se han apoderado de nuestra vida. La televisión impone el horario, el partido, el calendario. Pero si hay fútbol todos los días.

Y eso que usted es un profesional de esto y le gustará.

Me gusta el fútbol, claro, pero y si me gustan los pasteles de crema no me puedo tomar cinco para desayunar, cinco para almorzar y otros cinco para cenar.

¿Cuáles son los valores neoliberales aplicados al fútbol profesional?

Hay que tener un beneficio rápido a costa de lo que sea. Se llama especulación cuando se echa a un entrenador a los cinco partidos. Y ya no asombra a nadie que lo echen tan rápido. Parece que hay que ganar o ganar y hacerlo ya. No podremos nunca entender el fútbol como si se tratara de una empresa. Las empresas están tratando con desprecio a la gente y el Gobierno hace lo mismo cuando está diciendo: hay que hacer esto que va a joder a la gente pero es por el bien de España. Pues si hay que joderse por España, yo no soy España. Pues pasa lo mismo con el fútbol. No hay respeto por nada.

Asombra que los clubes paguen por nerviosismo despidos de entrenadores que acaban de renovar como el caso de Pepe Mel en el Betis.

No conozco el caso del entrenador del Betis pero lo que pasa es que como se ha aceptado todo en cuestiones laborales en el fútbol, ahora resulta que se despide a un entrenador y se le hace aceptar que no se le va a pagar todo lo que se le debe. Si le deben ocho meses, pues pactan algo menos y el entrenador tiene que aceptar porque si no acepta esas normas del juego no entra en la rueda. Tan solo los grandes entrenadores, esos que van con el mejor coche y por eso ganan la Fórmula Uno, sí que pueden exigir la indemnización.

¿Existe falta de sindicalismo en los profesionales?

El problema es que todo el mundo está encadilado con lo que ganan las grandes figuras pero esos no son más de 30, 40 o 50. Son el 0,5% de los jugadores profesionales pero no todo el mundo gana eso.

Aunque los clubes pequeños ganen mucho menos, sus dueños gestionan ingresos televisivos de entre 10 y 20 millones anuales ¿Puede que haya mucho ladrón entre los dueños de los clubes?

Los clubes no pueden competir con esos ingresos porque del segundo al tercero hay una diferencia de 100 millones de euros que si lo multiplicas por cinco años es una diferencia enorme. Por eso, los clubes pequeños se endeudan para intentar comprar jugadores con los que ganar algún partido. El negocio está haciendo con el fútbol lo mismo que con el resto de los trabajadores. Ya no se negocia en colectivo. El Rayo Vallecano tiene que negociar los derechos televisivos de manera individual. ¿Qué va a negociar?

¿Por qué no hablan otros entrenadores o jugadores de esto?

Nunca me callé y a veces he pagado un precio por ello. Tampoco mucho. Ahora que estoy casi del lado de los jubilados no me voy a callar. Nunca tuve representante. Recuerdo que cuando estaba en el Real Madrid me hicieron una encuesta junto con otros 100 españoles destacados. Al estar en España me consideraron español y como estaba en el Madrid pues destacado. Me preguntaron si creía que Felipe González conocía lo que hacían los GAL. Respondí: ¿Es una broma? ¿Cómo no va a conocer un presidente del Gobierno algo como el GAL? Pues el club, a través de una tercera persona, me dijo que yo estaba representando a una institución… Yo les dije que yo me represento a mí mismo y que si querían que me callara que me dieran una orden por escrito.