domingo, 3 de julio de 2011

Por primera vez la selección de fútbol palestina juega en casa

La selección nacional de fútbol palestina disputó este domingo el primer partido clasificatorio a un Mundial de su historia en su territorio. El objetivo: Brasil 2014.

Por BBC Mundo



El equipo empató 1-1 ante Afganistán, selección a la que derrotó 0-2 en el partido de ida.

Miles de personas acudieron al estadio Al-Ram, en Ramala para atestiguar el histórico duelo.

Por medidas de seguridad, el combinado palestino había tenido que jugar sus partidos de local en la vecina Jordania.

La escuadra palestina cuenta con el chileno-palestino Roberto Bishara, quien juega en el Club Deportivo Palestino de la primera división de Chile.

"Estabilidad"

El empate frente a los afganos, les aseguró a los palestinos su paso a la siguiente ronda.

El primer partido se tuvo que disputar en Tayikistán debido a la preocupación que, en materia de seguridad, generó la posibilidad de que se jugara en la capital afgana, Kabul.

Líderes políticos aseguran que el hecho de que un partido clasificatorio a un Mundial se pueda jugar en territorio palestino, demuestra cuánto ha mejorado la seguridad en Cisjordania.

El camino a Brasil 2014 es aún largo. El equipo palestino está en la posición 167 del ranking mundial y nunca se ha clasificado para una Copa del Mundo.

Buscando reconocimiento

Pese a que algunos países, como Brasil, Uruguay, Chile y Argentina, han reconocido el estado palestino, no existe un consenso en la comunidad internacional.

Por primera vez desde 2004, Estados Unidos parece estar cambiando las reglas de juego sobre la posición del país en las interminables negociaciones de paz entre palestinos e israelíes.

En un discurso sobre la visión del gobierno estadounidense ante los cambios en el Medio Oriente el presidente Barack Obama dijo, el 20 de mayo de este año, que las "fronteras de 1967" deben ser la "base de las negociaciones" para establecer un futuro estado palestino.

Pero aún no se han dado pasos concretos para volver a sentar en una misma mesa a palestinos e israelíes.

Pese a que recibir el reconocimiento mundial es una prioridad para muchos palestinos, este domingo la prioridad era sin lugar a dudas otra: tratar de derrotar, en el campo de juego, a los representantes del también convulso Afganistán.