lunes, 23 de agosto de 2010

La crítica situación laboral de los jugadores de fútbol en Colombia

Sólo el 60% de los clubes profesionales se encuentran al día con el pago de seguridad social a los deportistas.

Situación laboral de los jugadores de fútbol en Colombia

Por Juan Felipe Pinzón García
contenido@elempleo.com

Fama, dinero, viajes y premios, son sólo algunos de los beneficios que salen a relucir al hablar de fútbol, una profesión que para muchos es soñada, sobre todo en estos días donde todos hablan del campeonato del mundo.

Sin embargo, la verdad es que aunque mucha gente piensa que el fútbol es una carrera fácil y perfecta, el gremio de los jugadores del país es uno de los sectores que tiene mayor dificultad en la actualidad en términos laborales.

Esto, no sólo debido a los incumplimientos en la seguridad social por parte de los clubes profesionales, sino también, porque es una profesión, que con la excepción de algunos casos, es mal remunerada y limitada en cuanto a formas de trabajo, contratos y por supuesto por la edad productiva de sus protagonistas (un jugador de fútbol juega generalmente hasta una edad aproximada de entre 30 y 35 años).

"En Colombia un jugador de primera división gana entre 2 y 3 millones de pesos mientras que hay jugadores de la segunda división que reciben apenas un mínimo. Hecho que desmiente la popular creencia que el futbolista es un profesional bien remunerado, pero la verdad es que, a excepción de los denominados clubes grandes del país, ningún otro equipo paga salarios altos" afirma Carlos Gonzales Puche, director Ejecutivo de La Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro).

Además de esto, los jugadores deben lidiar con el problema de la terminación de contratos unilaterales y con el veto por parte de clubes y dirigentes en el medio, junto con el atraso en el pago de la seguridad social de cerca del 40% de los equipos del fútbol profesional.

Por lo que, aunque se ha avanzado mucho en este tema y los contratos hoy en día deben ser mínimo por un año y de terminación bilateral, según la Federación Internacional de Fútbol Asociado (Fifa), lo cierto es que los jugadores de fútbol tienen dificultades para defender sus derechos laborales, para conseguir trabajo, además de atrasos en el pago de sus premios, pases deportivos, seguridad social y otros beneficios.

"América, Millonarios, Quindío, Cortuluá y Deportivo Cali ya deben meses de salarios y algunos de estos están atrasados muchos más. En la B han mejorado algunos de los clubes que tenían problemas. Alianza Petrolera, si bien paga los salarios, está en deuda con la seguridad social", afirma Gonzales Puche.

La complicada situación económica de los clubes de fútbol profesional de primera y segunda división, junto con los bajos salarios del país (unos de los peores de la región superando únicamente a Bolivia y Paraguay) hace que el negocio del fútbol y la situación laboral de los jugadores del país sea complicada.

"De forma que en comparación con jugadores de talla internacional como el inglés David Beckam, quien devenga un salario de cerca de 20 millones de dólares al año, hace que sólo este jugador gane más que todos los deportistas de la liga profesional de Colombia juntos en una década completa, sólo por poner un ejemplo palpable" afirma el directivo Gonzales Puche.

Lo cierto es que aunque la situación ha mejorado, los clubes de fútbol siguen incumpliendo a los jugadores, en una profesión que aunque parece perfecta y algunos son beneficiados con premios, salarios, reconocimiento y gloria deportiva, son más los que viven en medio de una carrera difícil y muchas veces desconsiderada.

"De una vez por todas se deben tomar las medidas para que esas situaciones no se presenten, es lamentable que cada tanto estemos ante ese tipo de escándalos que enlodan el nombre del fútbol colombiano a nivel nacional y también internacional. Esas situaciones ponen en riesgo justamente el trabajo de los futbolistas en Colombia", concluye el directivo gremial Gonzales Puche.

Publicado originalmente en elempleo.com en junio de 2010