lunes, 28 de abril de 2014

Todos somos macacos

¡No al racismo! ¡Todos somos iguales!


El domingo pasado, en la visita del Barcelona al Villarreal por la liga española, los hinchas del equipo local, en acto racista, lanzaron un banano al brasilero Dani Alves cuando iba a cobrar un tiro de esquina.

Ante el repudiable gesto, que suele presentarse en estadios europeos contra africanos y latinos, el jugador lo tomó, se lo comió y pateó el balón como si nada.


La actitud de Alves fue exaltada en redes sociales como ingeniosa e inteligente ante una infame actitud racista, en un país donde conviven muchos pueblos.

Neymar, compañero de Alves en el Barcelona y la selección Brasil, lo respaldó publicando una foto mostrando un banano. El jugador acompañó la imagen con el lema "somos todos macacos", y en otros mensajes invitó a repudiar el racismo.

Al final, Barcelona ganó 3-2 al equipo local, y Dani Alves venció a los racistas.