lunes, 12 de septiembre de 2011

Los filósofos también se extravían

Sócrates, "crack" del fútbol, activista social y médico, se debate entre la vida y la muerte por una cirrosis hepática.

Por Julián Goikotxeta


También se le conoce como El doctor, consecuencia de su segunda profesión, la de médico, y se encuentra internado en la Unidad de Terapia Intensiva del hospital Albert Einstein, en Sao Paulo, donde fue ingresado a raíz de una hemorragia digestiva, la segunda que sufre en dos semanas. De momento permanece sedado, respira ayudado con aparatos y su estado ha sido considerado como "muy grave".


Se trata de Sócrates Brasileiro Sampaio de Sousa Vieira de Oliveira, Sócrates en el universo futbolístico, uno de los grandes ídolos del Corinthians, de exquisita técnica y máximo exponente, junto a Zico y Falcao, de aquella selección brasileña que deleitó con su espléndido fútbol en los Mundiales de España '82 y México '86, aunque no alcanzara la gloria que otorgan los títulos. También se destacó como activista social y político, compromiso que adoptó en los duros tiempos, cuando aún estaba vigente la dictadura militar (1964-1985) en aquel país.

La sociedad brasileña reaccionó con asombro cuando supo que un ilustre personaje como Sócrates, de 57 años, es un alcohólico redomado a raíz de su ingreso el pasado 19 de agosto, durante nueve días, en un hospital de Sao Paulo con un cuadro delicado de hemorragia digestiva.

El excapitán de la verdeamarelha fue sometido con éxito a un procedimiento de descompresión de hipertensión portal. Entonces reconoció públicamente que tenía un "punto cirrótico en una región sensible del hígado" causada por su dependencia del alcohol, aunque intentó quitarle dramatismo a la enfermedad desplegando un punto de humor melodramático y asegurando que hará todo lo posible por curarse. Dos semanas después, Sócrates fue ingresado de nuevo en el hospital Albert Einstein a causa de otra hemorragia digestiva.

El pasado miércoles Katia Bagnarelli, esposa de Sócrates, desveló las posibles causas que habrían arrastrado al exfutbolista hacia una situación límite, de vida o muerte, si bien rastreando su trayectoria hay una línea argumental. En sus tiempos gloriosos no tenía reparos en mostrarse ante los periodistas, tras un partido, con un cigarrillo o una cerveza en la mano, algo impensable ahora. O que, tiempo después, a la hora del desayuno, prefiriera un whisky a un café.

"Él siempre fue tímido, a veces se sentía solo y la válvula (de escape) era la bebida. Pero él sabía que esto (el alcoholismo) iba a suceder algún día...", interpreta Katia.

El exfutbolista del Corinthians y de la Fiorentina, entre otros clubes, es hijo de un fanático de la filosofía griega, capaz de llamarle a él Sócrates y a otros dos hermanos suyos Sófocles y Sóstenes. Otro de sus hermanos, Raí, también triunfó en el fútbol en la década de los noventa, liderando aquel Sao Paulo que arrebató al Barça la Copa Intercontinental en 1992 o al París Saint Germain dirigido por Luis Fernández, amén de participar en la selección brasileña que ganó el Mundial '94 de Estados Unidos.

Sócrates estudió dos carreras: medicina y filosofía. Quiso ser político. Soñó con la igualdad para las favelas. Hizo una película y hasta escribió un libro, Desde el Monte Santo, donde reconoció que al fútbol se juega como se vive.

Pero sobre todo es un rey sin corona; futbolista majestuoso, capaz de tirar un penalti de tacón, con aquellos pies alados que calzaban el 37, pero capaces de cimentar un cuerpo que se alzaba esbelto y elegante hasta el 1,92 de su estatura.

Algunos datos:

Tres títulos con el Corinthians. Uno de los grandes ídolos de este club de Sao Paulo, con el que ganó tres campeonatos, en 1979, 1982 y 1983.

Un año en la Fiorentina. Fue en la temporada 1984-85, donde no cuajó. Además jugó en el Flamengo (1986-87) y Santos (1988-89).

Capitán de la selección brasileña. Rango que ejerció en los Mundiales de España '82 y México '86.

Fútbol y política. Fundador de la Democracia Corinthiana. Las decisiones del club eran tomadas mediante votación de todos sus integrantes.