martes, 9 de febrero de 2010

Mujeres en el deporte y el periodismo: el primer equipo de fútbol femenino de Gaza juega contra todas las apuestas


Por Iqbal Tamimi
Tlaxcala
Traducido por Maria Victoria / Palestina Libre

Gaza está llena de relatos sobre mujeres valientes, bajo los escombros causados por Israel hay muchas historias de mujeres con esperanza y grandes ilusiones, pioneras en todos los campos.

Siendo una periodista palestina en el exilio, no hubo otra manera de entrevistarme con mi pueblo o relacionarme con mis colegas que no fuese a través del internet. Comencé así por la red la entrevista a la periodista palestina Nelly Ismail Yassin Almasry ya que las leyes Israelitas hacen que sea muy difícil que nos encontremos personalmente. Nuestra conversación tomó más tiempo del que pensábamos porque en Gaza, donde ella vive, los apagones ocurren con mucha frecuencia y se pierde la confección con el internet, pero yo estaba decidida a escribir sobre ese otro lado de Gaza, ese lado que se levanta bajo las cenizas como un pájaro con miles de alas porque el pueblo se resiste a entregarse a la derrota. Nelly es la hija de Ismail Almasry, entrenador del equipo Nacional de Futbol en Gaza, quien además de ser una colega, trabaja como reportera deportiva y es miembro del primer equipo femenino de fútbol en Gaza.

En el año 2003 fue creado en Palestina el primer equipo de fútbol femenino. Aún sabiendo que tenían limitados recursos, las mujeres seguían practicando y jugando contra otras ligas femeninas árabes cuando se les era permitido salir de Gaza. El equipo femenino de futbol de Gaza sufrió muchos obstáculos y dificultades debido a los limitados recursos, la ausencia de estadios apropiados, la falta de seguridad y los continuos cierres de los puntos de control por las fuerzas de ocupación israelíes hacen difícil que practiquen o viajen cuando han tenido que jugar contra otros equipos, aún así queriendo a toda costa representar a Palestina a nivel internacional su sueño les fue privado como muchos otros sueños.

En el año 1994 el movimiento deportivo volvió a tomar vida, apoyado por la Autoridad Nacional Palestina. Alguna atención se le dio al mantenimiento de estadios y al desarrollo de centros deportivos. Uno de los grandes esfuerzos fue la construcción del estadio en la ciudad de Jericó, que animó a algunos atletas a la formación del primer equipo femenino de fútbol por primera vez en la historia de Palestina, pero esta idea por ser novedosa no recibió una adecuada atención o respaldo. Lamentablemente la falta de interés llevó a que ese tema en aquel momento tuviera que esperar.

Nuevamente la Federación Árabe e internacional de Futbol solicitó la activación de los equipos femeninos de futbol en sus respectivos países, destinando el 10% de las finanzas a la unión para que a su vez esta diese su apoyo al equipo femenino de fútbol palestino.

La Unión Palestina acogió la idea de la formación del equipo femenino, y asignó esta tarea al Sr. Haniya Albish. La decisión fue adoptada formalmente por la Federación Internacional de Fútbol, quien envió al Sr. Haniya Albish en el año 2003 a participar en un simposio sobre mujeres en el fútbol celebrado dentro del marco de la Copa Mundial para mujeres en América, de esta manera comenzó a formarse el núcleo del equipo de Belén bajo la supervisión del Sr. Samar Ala'araj quien estaba a cargo de la coordinación deportiva en la Universidad de Belén.

Al mismo tiempo, el Sr. Hussein Shakhtour formaba otro equipo en el Consejo de la Juventud y los Deportes, estos dos equipos se unirían formando uno solo para ser patrocinados, supervisados y entrenados según sus posibilidades por la Universidad de Belén considerando la situación en Palestina.

Luego la Sra. Hanayeh Albish, miembro de la Unión Palestina de Futbol, jefa de la unión futbolística de mujeres, junto al Sr. Adnan Abu Zayed asistió al simposio en "Asia Occidental" sobre las mujeres en el futbol organizado por la FIFA, Federación Internacional de Fútbol, en el mes de marzo del año 2006 para el desarrollo del juego en Palestina.


Jugando en el extranjero

El equipo femenino de fútbol palestino participó por primera vez en un torneo celebrado en Jordania en el año 2004 junto a otros 10 equipos árabes femeninos; este evento fue organizado por el club Ortodoxo de Jordania. El equipo palestino estaba compuesto por jugadoras de los equipos de Ramala, Amigos Evangélicos, Gaza, y el grupo de Sareat de Ramala. El mismo equipo participaría nuevamente en otro evento celebrado en Jordania y organizado por el Club de Amman en el mes abril del año 2005 donde jugaron en compañía de otros 10 equipos femeninos árabes.

La siguiente participación tuvo lugar en el Campeonato Femenino de Futbol de Asia Occidental celebrado en Jordania del 23 de septiembre al 1ro de octubre del año 2005 en el cual el equipo de Palestina jugó contra Jordania, Siria, Irán y Bahréin.

Del 14 al 28 de abril del año 2006 en el campeonato Árabe de Futbol femenino en Alexandria, Egipto, el equipo de Gaza participó jugando contra Siria, Túnez y Egipto. Desafortunadamente en estos momentos toda clase de deporte está totalmente paralizada en Gaza.

Nelly creció en una familia de deportistas quienes comprendieron su pasión hacia el deporte. Su padre fue entrenador de equipo, sus hermanos fueron futbolistas que entendieron precisamente que para ella una de las opciones era el fútbol.

Antes de envolverse en el periodismo deportivo, Nelly jugo voleibol para el club palestino Al Ahli en Gaza. En el año 1996 cuando aún era estudiante en la universidad formó parte del primer equipo de fútbol para mujeres en Gaza. Algunos de sus familiares miraban con recelo a las mujeres jugando al fútbol, pero para Nelly eso no era un problema porque ella se había criado en una familia que estaba inmersa en ese deporte, sus padres la animaban, además del hecho de tener a tres de sus hermanas formando parte del mismo equipo. Su padre seguía con mucho interés el progreso de las hijas y solía acudir al club a observarlas en los entrenamientos. Ellas practicaban tres veces a la semana por 18 meses.

Los comienzos de Nelly en los medios de comunicación deportivos se remontan a finales del año 2001 cuando era aprendiz en la Radio Voz de la Libertad en Gaza, donde se desarrolló hasta convertirse en locutora de programas deportivos, durante este periodo también era supervisora de una red informática para otro medio de comunicación, pero razones económicas llevaron a el cierre de esta red y a perder su puesto en la misma.

Nelly confiesa, "Comencé haciendo reportajes deportivos en el año 2002 pero jugué fútbol desde el año 1996. El fútbol es considerado por muchos en Gaza como un campo fuera de lo corriente para las mujeres, y por raro que parezca , muchas de las que juegan en el equipo femenino de Gaza provienen de familias palestinas conservadoras, la mayoría de sus miembros viven en campos de refugiados, pero han probado que a través de este deporte se puede cambiar la imagen que se tiene de las futbolistas, hasta el punto que ya han comenzado a recibir apoyo de la Federación Internacional y de la Federación Árabe, aparte de la FIFA y otras uniones."

No solo Nelly está envuelta en patear el balón, es también una aficionada entusiasta del fútbol, me decía que ve todos los juegos que se desarrollan en el mundo y de su apoyo a varios equipos de la Liga Árabe como al equipo del Club Alhila de Arabia Saudita. Me dijo que entre sus jugadores favoritos esta Yasser Kahtani, el mejor jugador árabe durante el campeonato Asia del año 2007; además que es aficionada de Nawwaf Altiyat y Mohammad Shalhoob.

Muchas personas enfurecieron cuando le fue denegada la visa en Dubái a un jugador de tenis israelí en un torneo recién celebrado, alegando que el deporte debería ser, independiente de la política, parece que no muchos entienden cuán importante es insistir en boicotear en el deporte a Israel, el bombardeo israelí a canchas de juego palestinas, la prohibición a viajar o participar a los jugadores palestinos, la detención y encarcelamiento de jugadores palestinos, el ataque a muchos de ellos, hechos estos que deben ser mostrados como una razón al por qué del boicot a Israel. Las reglas israelíes apuntan a matar toda esperanza de que los palestinos participen en cualquier deporte donde puedan representar a su país a un nivel internacional.

Nelly terminó su comentario diciendo: "desgraciadamente siempre ha habido una actitud negativa en general hacia las mujeres que trabajamos en la prensa deportiva, dejando a un lado el trabajo en el campo deportivo donde el periodista tiene que dar viajes cortos entre clubes y partidos. Algunas comunidades en Gaza no están a favor de que las mujeres practiquen ese deporte o trabajen en el medio informativo, pero no nos damos por vencidas. Todo lo que deseo ahora es un poco de paz, y poder ver cómo se reconstruyen nuestros estadios después que todo fue destruido por los ataques de Israel en Gaza..." el balón ahora está en la arena internacional.

Artículo original publicado el 8 de abril de 2009