miércoles, 31 de julio de 2013

Protesta de los futbolistas colombianos contra proyecto de ley

Los jugadores profesionales se oponen a una nueva iniciativa gubernamental que no ha sido concertada con ellos.


En todos los partidos de la primera fecha del torneo finalización, los jugadores agremiados en la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) manifestaron su oposición a un nuevo proyecto de ley del gobierno que no cuenta con su visto bueno y que, según ellos, va en contravía de sus intereses.

Los 22 jugadores de cada partido, en la antesala de cada encuentro, se sentaron silenciosamente por algunos segundos como protesta por esta situación. Con su acto reivindicativo, los jugadores de todos los clubes colombianos se manifestaron contra la posibilidad de que el Congreso discuta una ley sobre su actividad laboral sin que sean tenidos en cuenta sus reclamos.

La protesta fue acordada el pasado 22 de julio, en la asamblea ordinaria de Acolfutpro, evento en el que 28 delegados de 33 clubes profesionales decidieron no seguir como agentes pasivos de su situación. En representación de unos 1.200 futbolistas profesionales, la asociación acordó seguir en la lucha para que existan reglas claras en su actividad laboral.

Según el gremio, en los últimos años han tenido que recurrir a los jueces para defender sus derechos a través de demandas y tutelas, porque Coldeportes y el Ministerio de Trabajo no lo hacen. Sin embargo, sí se aplican de manera estricta los reglamentos privados de la Federación Colombiana de Fútbol y de la Dimayor, los cuales no siempre respetan los derechos que como trabajadores tienen los jugadores. Además, se denunció el veto que algunos clubes hacen sobre los jugadores que se sindicalizan o que reclaman sus derechos.

Por eso, en los estadios del país, durante algunos segundos, los futbolistas se sentaron en el centro del terreno de juego como una forma discreta de protesta.

Acolfutpro pide que no haya más vetos, a la vez que espera que la ley de los jugadores que piensa presentar el gobierno nacional en la presente legislatura se concerte directamente con ellos.

Los futbolistas piden que el gobierno asuma que se requiere seguridad social, estabilidad laboral, horarios de trabajo y jornadas de descanso. En otras palabras, reglas claras de juego para su actividad profesional, en concordancia con los códigos laborales del país, en momentos en que imperan las normas de los clubes y la complicidad de los dirigentes.

El gobierno pretende regular, a través de su proyecto de ley, la actividad profesional de los futbolistas. Pero para ello no ha discutido con ellos mismos sus necesidades y las irregularidades que actualmente existen (como retrasos en los pagos, carencia de seguridad social, despidos sin justa causa, inestabilidad laboral, entre otras).

La protesta es un mecanismo para pedir que la ley de los futbolistas se haga con ellos mismos y con la asociación que legítimamente los agremia.