viernes, 22 de febrero de 2013

Palestina no jugará con Israel ante el Barça mientras siga la ocupación


El club catalán propone celebrar un partido del Barça contra un combinado mixto palestino-israelí en julio.

Los palestinos advirtieron este viernes al presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, que su propuesta de un partido del Barça contra un combinado mixto palestino-israelí en julio no podrá realizarse mientras prosiga la ocupación.

"Esta es una idea creativa del presidente del Barcelona. Apreciamos sus buenas intenciones y su motivación, pero hay muchos obstáculos", afirmó el presidente de la Asociación de Fútbol palestina, Yibril Rajub, en una rueda de prensa conjunta con Rosell en la Muqata de Ramala, donde fueron recibidos por el presidente palestino, Mahmud Abás.

"Espero que todos los seguidores del Barcelona en el mundo se mantengan optimistas de que este sueño se haga realidad. ¿Cuándo?, cuando el Estado palestino sea establecido, libre, independiente, democrático, con los valores y la ética del deporte como principal filosofía y cultura", dijo Rajub.

El primer paso que debería dar Israel para que Palestina se avenga a formar un equipo conjunto que juegue un amistoso contra el Barça, señaló Rajub, es que Israel (que no reconoce a Palestina como Estado), "reconozca a la entidad deportiva palestina" como federación de fútbol.

"Israel tiene que empezar por reconocer la existencia de los futbolistas palestinos y la entidad deportiva palestina", dijo el presidente de la asociación de fútbol, que pidió a Israel "valentía para reconocer que tiene un vecino, la entidad palestina, donde la gente sufre por el mero hecho de ser seres humanos, de ser palestinos".

Rajub señaló que "la influencia de tener aquí al Barcelona con Messi y el resto de estrellas es una buena oportunidad para todos", pero no ocurrirá si Israel no reconoce a Palestina "como un vecino, como una familia deportiva" empezando por "reconocer el derecho de los deportistas palestinos, su existencia y su derecho a entrenarse".

"Yo soy optimista. Todas las partes están muy motivadas", indicó aunque, no obstante, señaló que el partido que plantea el Barça, en el que el club azulgrana donaría todos los beneficios a organizaciones no gubernamentales deportivas palestinas e israelíes, supondría "un terremoto" en la región.

Rajub recordó la ocupación israelí, el crecimiento constante de las colonias y la presencia de soldados israelíes en el territorio palestino y el bloqueo a Gaza, que impide a sus jugadores de la selección palestina viajar a Cisjordania para entrenar y jugar.

Rosell, por su parte, se mostró "muy contento", tras su encuentro con Abás, y destacó su alegría al encontrarse con decenas de palestinos seguidores del Barça, vestidos con camisetas o portando la bandera del club, a la entrada de la Muqata, a los que se acercó a saludar.

"Lo primero que me ha dicho Abás, que me ha gustado muchísimo, es que sus nietos son del Barça, y lo segundo ha sido ver cómo podemos resolver alguno de los obstáculos que pueda haber para realizar este partido el día 31 de julio entre el combinado palestino e israelí con el Barça", señaló el dirigente barcelonista.

Tras entrevistarse ayer con el presidente israelí, Simón Peres, y hoy con Abás, Rosell mostró su optimismo de que el proyecto llegue a buen fin y señaló que no tiene "ninguna duda de que habrá gestos por las dos partes".

EFE