domingo, 14 de octubre de 2012

Nepal aloja los primeros juegos deportivos gays del sur de Asia


Por Manesh Shrestha
Agencia EFE

En honor a su reputación de ser el país más garantista de los derechos de los gays del sur de Asia, Nepal acogió este fin de semana la primera edición de unos Juegos deportivos para homosexuales de la región.


En el certamen, que concluyó con un concurso de belleza para transexuales, participaron unas 300 personas de lo que comúnmente se conoce en el sur de Asia como "tercer sexo", dijo a el coordinador de los Juegos, Roshan Mahato.

En los Juegos LGBTI (acrónimo de 'lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales) participaron sobre todo nepalíes procedentes de 35 de los 75 distritos del país, aunque la organización esperaba en principio atraer presencia internacional.

También se formaron cinco equipos de cinco regiones diferentes, pero sus nombres no siguieron denominaciones geográficas, sino que fueron bautizados según personajes homosexuales que aparecen en las épicas hindúes del "Mahabharata" y el "Ramayana"

"Este es un sueño hecho realidad. Los juegos nos ayudarán a establecernos en la sociedad y hacer ver al mundo que somos igual de capaces (que el resto)", aseguró Sunil Babu Pant, el más reconocido activista por los derechos homosexuales de Nepal.

Desde que en el 2007 el Tribunal Supremo nepalí reconoció la existencia de un "tercer sexo" -en la que incluyó también a gays y lesbianas- el país del Himalaya se ha lanzado a la aprobación de una política garantista de los derechos de estas minorías.

El año pasado, por vez primera en todo el mundo, el censo oficial computó a las personas del "tercer sexo", y este año el Gobierno decidió reconocer en el documento oficial de identidad esta condición para aquellos que no se consideran hombres ni mujeres.

La discriminación social, sin embargo, continúa siendo punzante en Nepal, al igual que ocurre en el resto de los países del sur de Asia, con independencia de su religión.

"Nos dicen que no podemos hacer nada, y cuando decimos que queremos practicar algún deporte los demás se ríen de nosotros. Así que estos eventos nos ayudan a salir a la palestra", dijo Jina Rana, de 26 años, nacida varón pero de adoptado nombre femenino.

Según Rana, hasta ahora los miembros del "tercer sexo" practican deporte solo en el seno de sus comunidades, pero certámenes como los Juegos suponen un acicate para lanzarse en pie de igualdad a participar en eventos con el resto de la población.

"Queremos una cuota para el tercer sexo en los juegos nacionales", agregó Rana, que participa en calidad de futbolista.

Durante tres días, los participantes han corrido, saltado, jugado al fútbol, al voleibol y al baloncesto, con buen talante aunque no siempre muy seguros de las reglas canónicas ni de lo que estaban haciendo.

"Esto se llama triple salto, creo", aseguró la deportista Binita Shahi.

Además, la organización ha consagrado recursos a deportes propios del sur de Asia, como el "kabbadi", un juego por equipos de seis jugadores en el que hay que "conquistar" territorio del contrario mezclando persecución en carrera y lucha.

Al igual que otros Juegos gays celebrados en otros lugares del mundo, en esta ocasión el certamen ha quedado restringido a miembros de la comunidad LGBTI, aunque unas 25 personas ajenas a la comunidad se animaron a correr los 3.000 metros junto a ellos.

Según el activista Pant, que preside la organización Blue Diamond Society (Sociedad Diamante Azul) a favor de los derechos de los homosexuales, unas 900 personas pidieron participar, pero solo se invitó a unos pocos cientos debido a la falta de fondos.

Pant espera que los Juegos puedan consolidarse como un evento anual y que sirvan para que la sociedad civil acompañe a las iniciativas oficiales de Nepal en la lucha de los homosexuales contra la discriminación.