miércoles, 1 de agosto de 2012

Giggs lidera rebelión para no cantar el himno británico

Ni él ni los otros cuatro galeses del equipo, ni las escocesas de la selección femenina cantan el 'God save the Queen' por considerarlo un símbolo meramente inglés.


Ryan Giggs, capitán de la selección olímpica británica de fútbol, ha creado una polémica en el Reino Unido al negarse a cantar el himno nacional al inicio de los encuentros, al igual que otros jugadores galeses de ese equipo.

Giggs, a sus 38 años icono futbolístico de la Liga inglesa y capitán del combinado nacional en este torneo, considera que el "God save the Queen" ("Dios Salve a la Reina") es más un himno inglés que británico.

El silencio de Giggs ha sido secundado por los también galeses Craig Bellamy, Joe Allen, Aaron Ramsey y Neil Taylor, lo que ha generado en el Reino Unido un acalorado debate sobre patriotismo, nacionalismo e identidad.

No obstante, el propio Giggs ha pedido respeto. "Todo himno nacional, no importa que sea el de tu peor enemigo, dura sólo uno o dos minutos y hay que estar en silencio y demostrar respeto", dijo el delantero del Manchester United y de la selección nacional galesa.

La situación no es nueva, pues las jugadoras escocesas de la selección de fútbol tampoco lo cantan. Pero el brillo de una estrella mundial como Giggs ha magnificado el debate en un país que se dio un baño de patriotismo tras el éxito de la ceremonia inaugural de estos Juegos Olímpicos.

Al parecer, nadie reparó en que Giggs es un galés "orgulloso" de su país cuando el seleccionador nacional, Stuart Pierce, le nombró capitán del equipo porque, al final, decidió no convocar a David Beckham, un jugador inglés, londinense y muy monárquico. El veterano extremo del Manchester United se ha declarado orgulloso de poder participar en unos Juegos, pero no de representar al Reino Unido.

"La posibilidad de competir en el evento deportivo más grande del mundo era una oportunidad que no podía rechazar", ha asegurado Giggs, quien nunca ha podido disputar una fase final de un torneo futbolístico internacional con Gales. Como Escocia, Irlanda del Norte e Inglaterra, los "dragones" tienen su propia federación nacional y compiten como equipo independiente en los torneos organizados por la FIFA o la UEFA.

Con EFE