lunes, 2 de julio de 2012

Guardiola se suma al independentismo catalán

Por A. Fernández
El Confidencial


El exentrenador del FC Barcelona, Josep Guardiola, ha sido la última cara conocida en sumarse al proyecto independentista catalán. Pep ha dado apoyo público a la Marcha hacia la Independencia que este sábado comenzó en Lleida, impulsada por la Assemblea Nacional Catalana (ANC). Guardiola se encuentra en el extranjero, pero ha dado permiso para utilizar su nombre como reclamo en los actos soberanistas. La ANC nació el pasado mes de marzo como un intento de aglutinar a todas las corrientes independentistas que habían tenido un activo papel en la organización de los referéndums independentistas que se celebraron en distintas ciudades de la comunidad desde el 2009 hasta el año pasado.

Las últimas encuestas de la Generalitat han dado alas al independentismo, ya que, por primera vez, más de la mitad de los catalanes sostiene que votarían sí a la independencia en un hipotético referéndum, cuando hace un año este porcentaje sólo llegaba al 43%.

En este sentido, el presidente de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), Josep Antoni Duran Lleida, matizó ayer los resultados de la encuesta oficial. En declaraciones a la emisora Onda Cero, Duran subrayó que, si bien es cierto que el 51% de los ciudadanos se muestra favorable, también lo es que sólo el 34% de los encuestados reclama un Estado propio, mientras que el 28,7% quiere ser un Estado federal dentro de España y el 25,4% quiere seguir siendo una autonomía. El político democristiano achaca el auge del independentismo a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto y al maltrato fiscal que recibe Cataluña respecto al resto de España.

Esta semana, también se hizo pública otra sentencia del Tribunal Supremo que obliga a introducir el castellano como lengua vehicular en la educación infantil, lo que generó airadas protestas desde todos los ámbitos. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, reconoció públicamente que el gobierno catalán no variará el actual modelo de inmersión lingüística diga lo que diga el Tribunal e incluso el presidente catalán, Artur Mas, criticó el fallo.

Un balón de oxígeno para el independentismo

La sentencia del Supremo ha representado un balón de oxígeno para los grupos independentistas, que comenzarán una nueva campaña en defensa de los valores propios de Cataluña. La ACN, por ejemplo, ha apelado a este “nuevo ataque” para llamar a una asistencia masiva a la marcha que se inicia. En un comunicado colgado en su página web, señala que “las naciones son naciones porque tienen conciencia de serlo. Las conciencias son inviolables. Por esto, ni la nacionalidad ni la lengua se pueden imponer”. “Ante este nuevo intento desesperado del Estado español de conseguir acabar definitivamente con nuestra lengua, y de paso con la nación catalana, es decir, con el problema catalán, los catalanes hemos de hacer piña. Ni un paso atrás. Mantengamos la calma y la firmeza, pero que sepan que no acatamos ni acataremos sentencias injustas”. Y añade que “hagamos saber a todos que la única manera de acabar con esta persecución implacable, y con la mayoría de los problemas que en estos momentos tenemos como país, es la independencia, es decir, teniendo nuestro propio Estado que nos defienda y ampare”, termina. Por ello, llama a sumarse a la Marcha por la Independencia.

La marcha cuenta con un plantel de caras locales más o menos conocidas. Entre ellas, el cantante Lluís Llach; el actor Oriol Grau; el filósofo Xavier Rubert de Ventós (antiguo militante socialista); el alcalde de Vic, Josep Maria d’Abadal (de UDC); el actor Toni Albà; el exsecretario de Comunicación del Gobierno Tripartito Miquel Sellarès; y los filósofos Josep Maria Terricabras y Salvador Cardús, entre otros.

La elección de Lleida para comenzar esta campaña no es casual. Según Ferran Civit, miembro del secretariado de la entidad independentista, esta ciudad fue una de las primeras en caer en manos de las tropas borbónicas en 1707. Y ahora quiere ser “la primera ciudad liberada”. Simbólicamente, claro.

Hasta el momento, los independentistas tienen previstos más de 200 actos durante los dos próximos meses. Su intención es acabar con una gran manifestación por la independencia el 11 de septiembre, Diada Nacional de Cataluña, y preparar el camino para un referéndum sobre la secesión el próximo año, similar a los que se han hecho hasta ahora a nivel local, con el fin de proclamar la independencia en el 2014, cuando se cumplen 300 años de la caída de Barcelona ante Felipe V. “Para nosotros, la independencia es una cuestión de dignidad. No queremos vivir arrodillados ante España pudiendo vivir de pie en Europa”, dice la presidenta de ANC, Carme Forcadell.