lunes, 17 de junio de 2013

De centro de tortura a refugio

El Estadio Chile, rebautizado Víctor Jara, se ha convertido en el mayor refugio para el crudo invierno chileno.


Unos días después del sangriento golpe militar de Chile en 1973, el popular compositor y director de teatro Víctor Jara fue arrastrado al sótano de un complejo deportivo bajo techo que se había convertido en un centro de detención y tortura.

El nuevo gobierno consideraba un enemigo a Jara, miembro del Partido Comunista. Muchas personas creen que hubiera sido una poderosa voz contra la dictadura del general Augusto Pinochet.

Pero la vida de Jara se truncó al interior de los muros de hormigón de un vestuario ahora protegido detrás de una puerta de color rojo intenso. Agentes de Pinochet lo golpearon en la cabeza y le dispararon 44 balas.

Cuatro décadas más tarde, ocho exoficiales del ejército fueron acusados del asesinato de Jara. Y el tristemente célebre Estadio Chile, ahora rebautizado como Estadio Víctor Jara, se ha convertido en el mayor refugio del país que da vivienda a cerca de 500 personas por la noche durante el crudo invierno chileno.

"Para mí, es un milagro estar aquí donde están dando cobijo y alimento a todo el mundo y donde mataron a Víctor Jara", dijo Ana Luisa Villarroel, de 78 años, que vivió la dictadura.

Estos refugios han mejorado bajo el gobierno del presidente Sebastián Piñera.

Un censo de las personas sin hogar reveló que 12.225 personas vivían en la calle el año pasado. El número de indigentes que ha muerto en la calle a causa del frío se redujo de 150 en 2010 a 28 el año pasado.

AP