domingo, 28 de septiembre de 2008

Maradona y el sindicato mundial de futbolistas

Un día como hoy hace trece años, el polémico astro argentino Diego Armando Maradona, con el fin de enfrentar a la mafia capitalista de la FIFA y hacer contrapeso a los grandes clubes de balompié, dio un importante paso en su intención de organizar un sindicato a nivel global de futbolistas profesionales.



Por Camilo Rueda Navarro

El 28 de septiembre de 1995 el rebelde del fútbol fundó en París (Francia), con destacados jugadores como Eric Cantoná y George Weah, el sindicato mundial de futbolistas, del que también hicieron parte Ciro Ferrara, Gianfranco Zola, Gianluca Vialli, Hristo Stoichov, Laurent Blanc, Michael Preud’Homme, Rai, Thomas Brolin, entre otros. La organización fue llamada Asociación Internacional de Futbolistas Profesionales (AIFP), para la cual el Diego fue elegido presidente y Cantoná vicepresidente.

El jugador de fútbol es lo más importante y vamos a defender sus reivindicaciones hasta la muerte”, dijo Maradona al presidir una de las reuniones de la AIFP, celebrada en febrero de 1997 en Barcelona. Uno de los logros más importantes de la asociación fue conseguir el apoyo del belga Jean Bosman, quien consiguió derrotar a la poderosa UEFA ante los tribunales, determinando la apertura de las ligas de la Unión Europea para los jugadores comunitarios. De hecho, la asociación realizó un partido en homenaje suyo celebrado en el Estadio Olímpico de Montjuic de la ciudad catalana, evento en el cual se efectuó la presentación oficial del sindicato.

La AIFP también dio la pelea para que se diera a los jugadores un porcentaje de los jugosos contratos televisivos para la transmisión de partidos, así como para que se revisara el horario de los encuentros, los cuales, al programarse al mediodía, afectaban el rendimiento físico de los deportistas.

La iniciativa no prosperó porque este colectivo no pudo estar a la altura de las esperanzas y ambiciones de Maradona, su principal promotor. Pero sentó un precedente en la lucha de los jugadores de fútbol por el cumplimiento de sus derechos y en contra de la irrupción voraz del gran capital en el deporte más popular del mundo.

Actualmente, los jugadores profesionales de fútbol de 42 países de los cinco continentes están agremiados en la Federación Internacional de Asociaciones de Futbolistas Profesionales (Fifpro) entidad que vela por sus intereses.