miércoles, 6 de agosto de 2008

Fútbol de historia en Bogotá

Este 6 de agosto se celebra el 470 aniversario de Bogotá. Su primer equipo, Santa Fe, obtuvo la primera estrella del fútbol colombiano, la cual se empezó a disputar hace 60 años, en agosto de 1948. Y como homenaje a la capital, enfrenta en partido amistoso al Real Madrid, el “equipo más rico del mundo”, como lo califica la prensa. También tiene lugar en la ciudad la exposición “El Fútbol Dorado”, una muestra testimonial de una de las épocas más importantes del fútbol nacional organizada por el Distrito Capital.


Por Camilo Rueda Navarro


Santa Fe, primero para la eternidad

El Independiente Santa Fe fue fundado el 28 de febrero de 1941 por estudiantes universitarios que bautizaron al equipo con el nombre de una calle del centro de Bogotá, junto al Café del Rhin, (hoy Café Pasaje) donde se creó el equipo. El primer año no paró de ganar y empezó a despertar la pasión popular. La hinchada comenzó a crecer y Santa Fe pasó de ser un equipo aficionado a entrar al profesionalismo, siendo uno de los fundadores de la Dimayor y organizador del primer torneo colombiano.

Para nadie es un secreto que el campeonato nacional de fútbol se originó con la intención de apaciguar los ánimos de las masas luego del asesinato del caudillo popular Jorge Eliécer Gaitán, el levantamiento popular del 9 de abril y el advenimiento de la época de “La Violencia”. De esta forma, el 15 de agosto de 1948 inicia en Colombia el primer torneo de fútbol profesional, con la participación de diez equipos. Los favoritos: Cali, Junior y Millonarios. De Santa Fe se valoraba que no tenía el mejor equipo y que iba a ser uno de los animadores del campeonato, mas no iba a disputar el título. Pero los rojos de Bogotá, jugando con humildad y sacrificio, hicieron una buena campaña logrando ganar el título con antelación, contrariando todos los pronósticos.


En los 18 partidos disputados en encuentros de ida y vuelta, Santa Fe ganó 12, empató 3 y perdió 3 para sumar un total de 27 puntos, superando a Junior por 4 unidades y levantando por primera vez un campeonato en Colombia. Además del título, Santa Fe obtuvo también la valla menos vencida (29 goles en contra) y la delantera más efectiva (57 anotaciones).



Sorteo del primer clásico capitalino en 1948. Millonarios se quedó con el saque, Santa Fe con el triunfo (5-3).


Recuerdos del fútbol dorado

Justo cuando comenzaba el campeonato colombiano, en Argentina se inició una huelga de futbolistas causando el cese del torneo local, situación que les permitió a los equipos colombianos contratar a grandes estrellas. El Club Deportivo Los Millonarios contrató a legendarios jugadores de “la máquina” de River Plate (entre ellos a Alfredo Di Stéfano), lo que le permitió a los azules ganar los campeonatos de 1949, 51, 52 y 53. Millonarios contrató a sus estrellas también para hacerle contrapeso a su rival de patio, que había ganado la primera estrella.

Los demás clubes colombianos no se quedaron atrás y empezaron a traer jugadores que pudieron actuar en el país sin necesidad de pagar la transferencia internacional. A Colombia llegaron varios jugadores de Argentina, pero también de Brasil, Escocia, España, Inglaterra, Paraguay, Perú, entre otros. Algunos jugadores, como Di Stéfano y “El Pibe” Rial, saltaron de Colombia a Europa y triunfaron en los principales clubes del viejo continente. Esta fue una gran época en el fútbol colombiano que se conoció como “El Dorado” (1948-1954).

Pero no todo fue color de rosa, ya que la contratación de los argentinos fue polémica, pues estos jugadores estaban impedidos de salir de su país por la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), que calificó de ilegal la huelga decretada por los jugadores. La situación originó una controversia internacional marcada por la expulsión de la Dimayor del seno de la FIFA. El problema se resolvió en 1951 con la firma el “Pacto de Lima”, acuerdo mediante el cual las autoridades deportivas del país se comprometían a devolver a los jugadores a más tardar en 1954.

Durante El Dorado también tuvo lugar el partido amistoso al que fue invitado Millonarios, jugado en 1952 en Madrid, en el que el equipo bogotano derrotó 4-2 a los merengues, hecho que les hizo valedores del apelativo de “Los Embajadores”, también conocidos como “El ballet azul” por la constelación de jugadores de fina cadencia y el color de su uniforme. El episodio también marcó la afinidad entre ambos equipos.

El Dorado concluyó con la disputa por Di Stéfano y su posterior salida de Colombia. “La Saeta” había sido contratado por el FC Barcelona, pero fue pretendido también por el Real Madrid. La puja se resolvió cuando el dictador Francisco Franco intercedió y presionó a la presidencia del club catalán para que desistiera de sus intenciones. Finalmente, Di Stéfano pasó al Real Madrid en 1953.

Más que un amistoso

Real Madrid es la casa matriz de los “equipos gallina”, esos conjuntos caracterizados por su tendencia aristocrática y elitista, su esencia monetaria y mercantil de compra de jugadores, títulos y copas. Son los equipos ricos, los “millonarios”. Equipos como River Plate de Argentina, Nacional de Uruguay, y los así mismo llamados Millonarios en Colombia. Este último debía ser el rival del amistoso por jugar, pero las circunstancias lo impidieron: una crisis marcada por la incompetencia administrativa y el pobre nivel deportivo causaron que se rechazara la propuesta del partido, que fue gestionada por su rival de patio.

En contraposición al monárquico, franquista y aristocrático Real Madrid, el FC Barcelona representó y simbolizó a la catalanidad y al republicanismo. Barcelona fue el equipo identitario de la República, y una vez iniciada la guerra civil en 1936, emprendió una gira internacional para recaudar fondos para la resistencia y la lucha contra el franquismo. Luego de la guerra, el Barça encarnó la oposición al unanimismo católico de la dictadura y al centralismo madrilista (es el "ejército simbólico desarmado de la catalanidad", según Vázquez Montalbán).

Los santafereños tampoco olvidamos aquel episodio en que uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol colombiano, Freddy Rincón, quien surgió y se convirtió en figura en Santa Fe, fue contratado por el Real Madrid. Allí, los hinchas merengues lo silbaban por su negra piel, y hacían pintas en el estadio que decían: “negro salvaje, vuelve a la selva”, evidenciando el racismo recalcitrante que se palpita en las toldas madrilistas. A pesar de su buen fútbol, el negro Rincón debió salir del equipo merengue. (Del odio racista de los hinchas madrilistas no se ha salvado ni el mismo Jorge Valdano, ex futbolista y ex director general del Real Madrid).

Freddy Rincón cuando jugaba para Santa Fe en la década de 1980.

Es por ello que en los santafereños existe una solidaridad espiritual hacia el Barcelona y una antipatía hacia el Real. Ahora lo enfrentaremos en la cancha. ¡Viva la República! ¡Viva el Barça! ¡Viva Santa Fe!